Aumento de pecho: mamoplastia de aumento

El aumento de pecho, técnicamente conocido como mamoplastia de aumento, es una intervención quirúrgica destinada a mejorar la forma y tamaño de las mamas, indicado, principalmente, cuando los senos presentan un escaso desarrollo o está inusualmente vacío. Con la implantación de prótesis mamarias es posible aumentar el volumen de los pechos una o más tallas.

Son múltiples las técnicas quirúrgicas para llevar a cabo un aumento de pecho y los tipos de implantes mamarios. Se seleccionará el método y prótesis apropiado para cada paciente en función de sus características y necesidades individuales.

Prótesis: material, forma y dimensión
Las prótesis mamarias pueden realizarse con diversos materiales, aunque el material de relleno más utilizado es la silicona: gel cohesivo de silicona recubierto por una pelicula de silicona sólida en el exterior.
Otra alternativa son las prótesis de solución salina: se rellenan durante la cirugía de solución fisiológica (agua destilada y cloruro de sodio) recubiertas por una pelicula de silicona, pero este tipo de prótesis tiende a vaciarse y no ofrece un buen resultado estético. Actualmente apenas se utilizan.

En cuanto al exterior de las prótesis, puede ser de textura lisa o rugosa: la prótesis rugosa se caracteriza por tener una superficie irregular y texturizada y presenta menor incidencia de contractura capsular.

Los implantes mamarios pueden tener forma redonda o anatómica. Las prótesis anatómicas tienen forma de gota y permiten obtener una forma más parecida a una mama natural, con mayor relleno en el polo inferior de la mama.  La convenencia de utilizar implantes redondos o anatómicos varía según las necesidades y características singulares de cada paciente.

En relación al tamaño, existen múltiples medidas adaptadas a las características de cada paciente y a las expectativas del aumento de volumen. Es necesario resaltar que, aunque hay medidas de todo tipo, el tórax de cada paciente limita la elección del tamaño. Es fundamental respetar las proporciones.

Antes de la cirugía

De forma general, antes de realizar cualquier tipo de cirugía se deben tener en cuenta algunas medidas preventivas para minimizar el riesgo de complicaciones. Entre ellas:
-Evitar el uso de fármacos que contengan ácido acetilsalicílico (ej. Alka Seltzer, Aspirina, etc.).
-Dejar de fumar o reducir al mínimo el consumo al menos dos semanas antes y después de la cirugía.
-El día previo a la cirugía, eliminar esmalte de uñas de manos y pies.
-El día de la operación se debe estar en ayunas desde la noche anterior, no maquillarse y no llevar puestos objetos metálicos (ej.pendientes, piercing, anillos, etc.).

Cirugía: tiempo, incisión, plano

La mamoplastia de aumento se realiza con anestesia general y tiene una duración variable de entre 1:30 y 3 horas. Tras la intervención, se requiere una noche de ingreso en hospital.

La incisión más frecuente es la que se realiza en el surco mamario, puesto que ofrece la ventaja de una mejor visualización quirúrgica y la cicatriz quedará escondida bajo la mama.

También es posible realizar el aumento de pecho por vía periareolar. Esta incisión ofrece un buen resultado, pero conlleva el riesgo de que la glándula pueda perder su funcionalidad debido a la disección y puede haber sufrimiento del complejo areola-pezón en caso de complicación. Asimismo, no es posible introducir prótesis de gran tamaño mediante esta vía y la cicatriz quedará en la zona periareolar, por lo que, aunque no será muy evidente,  quedará más expuesta.
Otra opción es realizar la intervención mediante incisión transaxilar. Se trata de una técnica más compleja y menos directa. Dicha complejidad repercute también en los costes (quirófano, instrumental y honorarios), por lo que aumenta sustancialmente el precio de la cirugía. Esta técnica ofrece un buen resultado pero suele emplearse con implantes redondos y podría ser necesario reintervenir para definir el surco mamario.

Las prótesis pueden colocarse en plano subglandular (detrás de la glándula mamaria) o en un plano submuscular (detrás del músculo pectoral mayor). Ambas opciones presentan pros y contras que deben ser tratados en profundidad en consulta con el cirujano. En general, el plano submuscular ofrece un mejor resultado estético y de mayor durabilidad en el tiempo. En caso de mujeres muy delgadas o con una glándula mamaria muy escasa, la posición submuscular siempre es más recomendable, puesto que si se coloca la prótesis simplemente detrás de la glándula mamaria, esta puede palparse e incluso apreciarse a simple vista.plano_protesis

Después de la cirugía de aumento de pecho: condición física y posoperatorio

Al finalizar la cirugía, se colocan unos drenajes de aspiración para permitir la salida de sangre y suero, reduciendo así el riesgo de hematoma. En general, los drenajes se retiran despues de 24-72 horas, según los valores drenados.
A las pocas horas de la intervención, la paciente puede levantarse y deambular, aunque las primeras semanas no debe realizar esfuerzos físicos ni coger peso.
El día de la intervención se inicia una terapia antibiótica que seguirá durante la primera semana tras la intervención. Durante el posoperatorio inmediato, se suministran antiinflamatorios y calmantes para evitar el dolor.
En los primeros 5-7 días, es normal que se presenten edemas (hinchazón) y áreas amoratadas, que remiten en las primeras 2 semanas.
Los hilos de sutura pueden ser de material reabsorbible o no reabsorbible. Los primeros, no es necesario retirarlos. Los segundos, se retiran a los 7-10 días.
Tras la intervención se realiza un vendaje compresivo y a las 24-72 horas se coloca un sujetador elástico  ortopédico/deportivo que la paciente debe llevar día y noche durante unas 6 semanas. La zona no puede lavarse hasta que no se retire el vendaje compresivo, por lo que el aseo personal será por partes hasta entonces.
Los cortes al principio serán líneas costrosas que poco a poco madurarán, convirtiéndose en cicatrices violáceas y con relieve los primeros meses hasta llegar a ser impalpables y claras, confundiéndose con la piel circundante.

Para retomar la actividad laboral, las relaciones sexuales y viajar, se recomienda esperar 3 semanas. En cuanto a la práctica de deporte que no implique la musculatura del pecho y de los brazos, se puede realizar a las 6 semanas. Para actividades deportivas intensas y que impliquen la musculatura pectoral y de los brazos, se aconseja esperar al menos 8 semanas. Como en toda intervención de cirugía plástica, se debe evitar la exposición solar durante 4-6 semanas. Pasadas esas 4-6 semanas, la exposición debe ser gradual y empleando fotoprotector 50 spf sobre las cicatrices. Se recomienda el uso de aceite de rosa mosqueta sobre las cicatrices (no sobre las heridas, solo sobre las cicatrices).

Posibles complicaciones
En general, las compliaciones en una cirugía de aumento de pecho no son frecuentes y responden positivamente al tratamiento apropiado, sin consecuencias en el resultado global de la cirugía. De todos modos, hay que tener en cuenta que las complicaciones que pueden presentarse más habitualmente son:

-Hematomas: sangrado con hinchazón de la mama y necesidad de reintervención. El uso de drenajes reduce esta complicación.

-Contractura capsular: tras implantar la prótesis, el cuerpo la reconoce como cuerpo extraño e intenta defenderse, creando en torno a la prótesis una cápsula de tejido membranoso. Esta cápsula normalmente no da problemas y está siempre presente en este tipo de cirugía, pero existe un porcentaje de casos (entre el 3% y el 15%) en los que esta cápsula se engrosa y se contrae en torno a la prótesis,  llegando a causar dolor y deformidad. En caso de que se presentara esta complicación, la solución es reintervenir para eliminar la cápsula (capsulectomía) y sustituir la prótesis.

-Cicatrización hipertrófica: se trata de una condición individual que se caracteriza por la cicatrización inadecuada de los tejidos, presentando una cicatriz definitiva violácea, gruesa y con relieve. La persona puede presentar siempre este tipo de cicatrización o de manera inusual, por lo que no es previsible.

-Asimetría: en la naturaleza, la simetría no existe. Siempre hay pequeñas diferencias de forma y volumen entre ambas mamas. Tras una mamoplastia de aumento, esta diferencia puede resultar más evidente.

-Envejecimiento: el paso del tiempo también afecta a un seno que se ha sometido a una cirugía de aumento. Como todo material, las prótesis mamarias se pueden deteriorar con el tiempo, por lo que puede requerir la sustitución al pasar unos 15-20 años desde la intervención. Además, a nivel estético, se puede producir una ptosis mamaria como sucede en un pecho natural no intervenido.

Pide tu cita para Aumento de pecho en Santa Cruz de Tenerife.

Dr. Christian Casale. Hospital Parque, consultas externas, calle General Antequera. Teléfono de centralita: 922 27 44 00

También puedes pedir cita o solicitar información por whatsapp: 675 468 388

Posted in Cirugía mamaria and tagged , , .