Blefaroplastia: cirugía de los párpados

La blefaroplastia es la técnica quirúrgica que permite extraer las bolsas de grasa y reducir el exceso de piel y grasa de los párpados, con el fin de mejorar la estética de los ojos. En casos en los que el exceso y caída de piel de los párpados superiores incida negativamente en la apertura del ojo, la blefaroplastia supone también una mejora funcional, puesto que tras su realización permite una visión más despejada.

Se trata de una intervención que se puede realizar a cualquier edad (adultos) si las estructuras perioculares lo requieren y es cada vez más solicitada debido a los buenos resultados que ofrece, la rapidez en la cicatrización y el bajo riesgo.

La blefaroplastia rejuvenece el aspecto de los ojos, pero no elimina las «patas de gallo» ni las cejas caídas. Para corregir estas características son necesarios otros procedimientos (lifting, toxina botulínica,…)

Antes de la cirugía

Como en otros procedimientos quirúrgicos, antes de realizar un estiramiento facial es necesario que el paciente no tome medicación que contenga ácido acetilsalicílico o anticoagulantes y que deje de fumar al menos en las dos semanas previas y posteriores a la realización del tratamiento.

Blefaroplastia: cómo se hace, anestesia y duración

La blefaroplastia puede realizarse bajo anestesia local con sedación o anestesia general, según las necesidades de cada caso. Es una intervención que apenas requiere unas horas de ingreso posoperatorio, no siendo necesaria la hospitalización.

Antes de proceder a realizar la blefaroplastia, el cirujano marca el exceso de piel/grasa que debe eliminar. Las incisiones se realizan en los pliegues naturales de los párpados superiores y bajo la línea de las pestañas en los inferiores, por lo que las cicatrices no resultan visibles de forma evidente.

A través de estas incisiones se separa la piel de la grasa y músculo y se extirpa el exceso de grasa y de piel. Las incisiones se cierran con suturas muy finas.

Incisión de blefaroplastia en párpado superior y en párpado inferior

La duración de la cirugía oscila entre una y cuatro horas, en función de si se intervienen solo los párpados superiores, solo los párpados inferiores o si se intervienen los cuatro párpados.

Después de la cirugía: condición física y posoperatorio

Tras la intervención, se emplea una medicación en forma de pomada y se aconseja la aplicación de compresas frías durante las primeras 24 horas para reducir la inflamación y hematomas. Puede sentir molestias, para lo cual se pautará antiinflamatorios.

Las suturas se retiran entre 2 y 8 días tras la cirugía.

Durante las primeras dos semanas, el paciente deberá evitar tumbarse y descansará en posición semisentado.
Se administrará pomada antibiótica, colirios humectantes y lavados, según indique el cirujano.

La mayoría de los pacientes que se someten a una blefaroplastia comienzan a leer o a ver la televisión en 2 ó 3 días, pero no se debe conducir hasta pasada una semana. Asimismo, se desaconseja el uso de lentillas durante las 2 primeras semanas.

En cuanto a retomar el trabajo, se recomienda reposo relativo los primeros 3-5 días y se suele volver al trabajo en 7-10 días después de la intervención, siempre y cuando no requieran condiciones especiales (como trabajar en medio acuático o actividad de esfuerzo físico intensivo).

Se presentarán hematomas durante las primeras semanas, por lo que se recomienda llevar gafas de sol y aplicar filtro solar.

Para retomar actividades deportivas se aconseja esperar 1 mes desde la intervención.

Posibles complicaciones

Si la blefaroplastia ha sido realizada por un cirujano plástico cualificado, las complicaciones derivadas de una blefaroplastia suelen ser extremadamente raras. No obstante, aunque raras, pueden suceder las que se mencionan a continuación:

-Sequedad ocular: se resuelve empleando lágrimas artificiales hasta que se recupere la funcionalidad humectante natural.

-Pérdida de sensibilidad cutánea: generalmente un efecto pasajero y que se relaciona a la aplicación de la anestesia. Se resuelve de forma espontánea.

-Ectropion o entropion: malposición de la línea de los párpados por lo que estos rotan hacia fuera o hacia dentro, ectoprion o entropion, respectivamente. Son complicaciones extremadamente raras. Requieren corrección quirúrgica.

-Cicatrización: como en todo procedimiento quirúrgico, puede suceder que la cicatrización sea anómala y afecte al resultado de la intervención.

Pide tu cita para Blefaroplastia en Santa Cruz de Tenerife.

Dr. Christian Casale. Hospital Parque, consultas externas, calle General Antequera. Teléfono de centralita: 922 27 44 00

También puedes pedir cita o información por whatsapp: 675 468 388

Posted in Blog, Cirugía del rostro and tagged , , , .