¿Se notará mucho la cicatriz?

La cicatrización es un proceso de recuperación de la piel tras haber sufrido una lesión, pero no todas las personas cicatrizan de la misma manera. Siempre digo que yo realizo el corte y la sutura mientras es el paciente quién hace la cicatriz.

Ciertamente, los conocimientos y habilidades del cirujano son factores que condicionan un buen resultado, pero el factor fisiológico del paciente es incontrolable y marca la buena o mala evolución de la cicatrización.

Desde el punto de vista quirúrgico, una mala planificación puede ocasionar una mala cicatrización, por lo que es necesario tener en cuenta la localización del corte, su profundidad y su extensión a la hora de informar al paciente. En función de estos elementos, se decide la técnica de cierre y el tipo de sutura para minimizar el impacto estético de la cicatriz.

En ocasiones, a pesar de planificar y obrar correctamente, el proceso de cicatrización puede complicarse por factores genéticos, por infección, por no seguir las instrucciones durante el posoperatorio o, simplemente, porque hay zonas del cuerpo que tienen tendencia a cicatrizar peor.

El tiempo de evolución de una cicatriz es, aproximadamente, de un año. Inicialmente la cicatriz es de color rojizo y de textura dura y en relieve. Posteriormente se va suavizando y aclarando poco a poco, hasta llegar a ser blanquecina, casi del mismo tono de la piel sana y con relieve prácticamente imperceptible.

Para que la evolución de la cicatrización sea favorable, el paciente debe poner de su parte y seguir correctamente las recomendaciones que se dan antes y después de la cirugía. Entre las indicaciones destaco:

Eliminar o reducir al mínimo el tabaco antes de la cirugía y durante el posoperatorio. El tabaco afecta a la oxigenación, por lo que aumenta el riesgo de que los tejidos tengan una mala cicatrización.

Evitar la exposición solar. En caso de que esto sea inevitable, utilizar protector solar. Inicialmente protección mediante barrera física y, una vez cerrada la herida, aplicar crema con 50 fps.

Mantener una buena hidratación. Una vez cerrada la herida recomiendo diversos productos para asegurar la correcta hidratación de la cicatriz y favorecer así una buena evolución.

Masajear la cicatriz. Recomiendo masajear la cicatriz una o dos veces al día, para una mejor irrigación y suavizar los tejidos.

Complicaciones

Las complicaciones más frecuentes en la cicatrización son las cicatrices hipertróficas , los queloides y las cicatrices atróficas.

Fundacion_Mexicana_de_la_Dermatologia-Mira_tu_cuerpo-cicatrices-estrias_MILIMA20140421_0172_30Las cicatrices hipertróficas tienen un aspecto abultado, ancho y de color rojizo. Los queloides son cicatrices que abarcan una superficie mayor a la de la herida, con gran relieve y color violáceo. Las cicatrices atróficas se caracterizan por ser hendidas.

Estas complicaciones pueden acarrear, además del defecto estético, molestias como picores, tirantez y dolor. Existe tratamiento de corrección, pero en ocasiones no funciona y, en todo caso, mejora el aspecto pero siempre serán cicatrices más visibles que una cicatriz normal.

En cualquier caso, hay que tener presente que una cicatriz con evolución normal deberá resultar casi inapreciable, pero no es invisible. Todo proceso quirúrgico conlleva una cicatriz y se debe asumir el riesgo de que la cicatrización pueda ser mala.

¿Qué talla tendré después de aumentar mis senos?

A la hora de optar por un aumento de pecho, la duda más frecuente entre las pacientes es qué tamaño de implante elegir y qué talla final obtendrá. Para resolver estas cuestiones disponemos en consulta del sistema de simulación Biodynamic de Allergan.

kitsimulacionaumentoEl sistema de simulación Biodynamic de Allergan es un kit con implantes de diferentes características, sujetadores y camisetas para que la paciente pueda probarse las prótesis y ver el resultado que podrá obtener después de la mamoplastia de aumento.

Este sistema permite que la paciente y el cirujano decidan juntos las prótesis a implantar según el tamaño, forma, volumen y proyección deseados y adecuados para lograr un busto equilibrado.

Si estás pensando en aumentar tus senos, recuerda que es imprescindible que acudas a un cirujano plástico titulado, puesto que es el único profesional médico que podrá asesorarte correctamente y realizar la intervención quirúrgica sin poner en riesgo tu salud ni comprometer tu apariencia estética.

Si deseas ampliar información, disponemos de primera consulta gratuita con el cirujano plástico. Estamos en Hospital Parque (Consultas externas), calle General Antequera, 10, Santa Cruz de Tenerife. Contacto telefónico al 922 27 44 00  o por whatsapp al 675 468 388.

Lifting de muslos: cruroplastia

El lifting de muslos o cruroplastia es una intervención quirúrgica indicada para casos en los que exista un notable descolgamiento de piel en los muslos, debido a variaciones de peso o al paso del tiempo. Este procedimiento permite extirpar el exceso de piel de los muslos, traccionando los tejidos de manera que la piel de los muslos quede estirada, mejorando el contorno y apariencia.

Aunque se puede perder alguna talla debido a la eliminación del volumen que aportan una cantidad excesiva de piel y la flacidez, no se trata de un método de adelgazamiento sino de mejora del contorno corporal.

Asimismo, aunque la mejoría del aspecto de los muslos tras esta intervención es notable, los tejidos no tendrán la misma consistencia y tonicidad que una piel joven. En la primera consulta se valorará minuciosamente el tamaño del tejido sobrante, su consistencia y la calidad de la piel, para establecer la idoneidad de la técnica.

Como la mayoría de las intervenciones de cirugía plástica estética, este procedimiento puede ser llevado a cabo en cualquier período del año, aunque es preferible evitar el verano. El calor no favorece un posoperatorio cómodo y no se podrá tomar el sol hasta pasadas 4-5 semanas desde la operación.

Antes de la cirugía

Las recomendaciones previas a un lifting de muslos son similares a las de cualquier otro tipo de intervención.
Existen condiciones del estado de salud general del paciente por las que puede desaconsejarse la realización de intervenciones quirúrgicas que no sean urgentes o extremadamente necesarias (por ejemplo: cardiopatías o patología respiratoria grave). Asimismo, se deben tener en cuenta algunas medidas preventivas antes de cualquier cirugía. Entre ellas:

-Evitar el uso de fármacos que contengan ácido acetilsalicílico (ej. Alka Seltzer, Aspirina, Adiro, etc.).

-Dejar de fumar o reducir al mínimo el consumo al menos dos semanas antes y después de la cirugía.

-El día previo a la cirugía, eliminar esmalte de uñas de manos y pies.

-El día de la operación se debe estar en ayunas desde la noche anterior, no maquillarse y no llevar puestos objetos metálicos (ej.pendientes, piercing, anillos, etc.).

Lifting de muslos: cómo se hace, anestesia y duración

La técnica utilizada con mayor frecuencia para realizar un lifting de muslos implica la práctica de incisiones a nivel del pliegue de las ingles y del pliegue de los glúteos. Estas incisiones pueden variar según el área a tratar y el grado de corrección deseado acordado entre el paciente y el cirujano.cruroplastia2

En el momento previo a pasar al quirófano, el cirujano realiza el dibujo de la zona a intervenir, marcando el tejido que se extirpará y el tejido a traccionar hacia la parte superior.

Este tipo de intervención puede realizarse bajo anestesia general o con anestesia espinal, en función de la dimensión de los tejidos a extirpar. Lo más frecuente es emplear anestesia general, puesto que normalmente la porción de tejido que hay que eliminar suele ser amplia.

La duración de la cirugía varía entre 1,5 y 3 horas, según la amplitud de la zona a tratar y el tipo de anestesia.

Después de la cirugía: condición física y posoperatorio

En los días previos a la cirugía y durante los 5-7 días posteriores, el paciente deberá tomar antibiótico para disminuir el riesgo de complicaciones por infección. También se pautarán antiinflamatorios para que el posoperatorio resulte más confortable.

Al finalizar la cruroplastia, el cirujano colocará un vendaje compresivo o banda elástica cuya acción de presión reducirá la formación del edema posoperatorio (hinchazón) y favorecerá la remodelación de los tejidos.

Esta banda elástica o faja se utilizará día y noche durante las siguientes 6 semanas, para reducir la retención de líquidos y favorecer la cicatrización de los tejidos.

Durante los siguientes días a la intervención el paciente podrá hacer vida relativamente normal, evitando la realización de esfuerzos y movimientos bruscos o intensos. Asimismo, no se podrá conducir vehículos y se debe dormir boca arriba. Para retomar actividades cotidianas que impliquen esfuerzo para la musculatura de las piernas y actividades deportivas se deberá esperar 6 semanas.

Posibles complicaciones

Como toda intervención quirúrgica, la realización de un lifting de muslos no está exenta de complicaciones. Entre las más frecuentes destacan:

-Dehiscencia de la cicatriz: puede suceder en las primeras semanas siguientes a la cirugía y consiste en la apertura de la cicatriz, generalmente siguiendo la línea de incisión. Las causas pueden ser la realización de movimientos inadecuados, la tensión de los tejidos o el desprendimiento de alguna sutura. Esta complicación implica un mayor tiempo de cura de las heridas y, por tanto, una cicatrización tardía, pero no suele dejar secuelas. Solo en casos severos es necesario reintervenir.

-Necrosis cutánea: es una complicación muy frecuente en personas fumadoras, por ello se aconseja dejar el tabaco semanas antes de la cirugía y hasta la comoleta cicatrización de los tejidos. También puede ocurrir en personas no fumadoras. Esta complicación supone un aumento del tiempo de cierre y cicatrización.

-Sensibilidad cutánea alterada: puede haber una sensibilidad disminuida o aumentada en la zona intervenida. Es una complicación rara que remite de forma espontánea en pocos meses.

-Asimetría entre ambos muslos: siempre habrá diferencias entre un lado y otro del cuerpo porque la simetría absoluta no existe. Esta asimetría puede ser más notoria debido a un proceso de cicatrización inadecuado. Para corregirla es necesario retocar la cicatriz y no siempre existe garantía de mejora de la simetría.

-Hematoma: un aumento de la tensión arterial durante el posoperatorio inmediato puede suponer que los vasos sanguíneos de la zona intervenida vuelvan a sangrar. Esto puede observarse con un aumento del contenido de los drenajes y se resuelve con presión externa. Ocasionalmente puede ser necesario reintervenir para cauterizar los vasos.

-Cicatrices anómalas: de forma imprevisible, en algunos casos la cicatrización no es la esperada y se presentan cicatrices queloides (de aspecto violáceo, engrosada y con relieve). Asimismo, también puede suceder una cicatrización anómala que presente hendiduras, rigidez, tirantez y/o retracción. Todos estos procesos de cicatrización anómala requieren revisión medico-quirúrgica y seguimiento. En algunos casos se mejora notablemente y en otros no es posible resolver la complicación.

-Infección: se presenta en el 1-2% de los casos y requiere replantear la terapia antibiótica y mayor seguimiento posoperatorio.

Cirugía del abdomen: abdominoplastia

 

La abdominoplastia es un procedimento quirúrgico que permite eliminar el exceso de piel y grasa en la zona central y baja del abdomen. Asimismo, también permite reforzar el plano muscular que se sitúa en esta zona, obteniendo una pared abdominal más plana y tónica.

No se trata de una intervención que tenga como finalidad lograr una pérdida de peso, sino obtener un abdomen más plano, sin exceso de grasa y piel, y mejorar la musculatura abdominal. Además, al eliminar el tejido cutáneo sobrante desaparecen también las posibles estrías que pudieran estar presentes en esa área.

Esta intervención se puede realizar en cualquier período del año, aunque se recomienda evitar el verano porque con el calor puede resultar incómoda la faja elastica que se llevará puesta durante el posoperatorio. Además, tras una liposucción se desaconseja tomar el sol durante al menos 4 semanas.

Antes de la cirugía

Las recomendaciones previas a una abdominoplastia son similares a las de cualquier otro tipo de intervención.

Existen condiciones del estado de salud general del paciente por las que puede desaconsejarse la realización de intervenciones quirúrgicas que no sean urgentes o extremadamente necesarias (por ejemplo: cardiopatias o patología respiratoria grave).

De forma específica, antes de someterse a una abdominoplastia hay que tener en cuenta que existen condiciones que comprometen la calidad del resultado de esta intervención, como la obesidad y la presencia de grandes cicatrices en la pared abdominal ocasionadas por anteriores cirugías.

Asimismo, se deben tener en cuenta algunas medidas preventivas antes de una cirugía. Entre ellas:

-Evitar el uso de fármacos que contengan ácido acetilsalicílico (ej. Alka Seltzer, Aspirina, Adiro, etc.).

-Dejar de fumar o reducir al mínimo el consumo al menos dos semanas antes y después de la cirugía.

-El día previo a la cirugía, eliminar esmalte de uñas de manos y pies.

-El día de la operación se debe estar en ayunas desde la noche anterior, no maquillarse y no llevar puestos objetos metálicos (ej.pendientes, piercing, anillos, etc.).

Abdominoplastia: cómo se hace, anestesia y duración

La abdominoplastia se realiza en quirófano bajo anestesia general o espinal y los tiempos para su ejecución son variables en función de la técnica que se aplique: entre un mínimo de 1 hora para una miniabdominoplastia y un máximo de 4 horas para abdominoplastias que comprendan la reconstrucción de la pared muscular abdominal.

Para realizar una abdominoplastia, el primer paso es realizar la incisión siguiendo los trazos marcados previamente sobre el pubis y de lado a lado desde una cadera hacia otra. Tras efectuar la incisión se levanta el tejido cutáneo y graso para poder acceder a la pared muscular. Se procederá a reparar los músculos rectos abdominales, uniéndolos mediante suturas. Hay ocasiones en las que estos músculos se encuentran muy separados y es necesario unirlos y reforzarlos usando una malla sintética.

abdominoplastia2Tras reconstruir la pared abdominal se tensan los tejidos superficiales que se han levantado, llevándolos hacia la zona del pubis, para valorar el exceso real de piel y grasa que se debe extirpar. Ya que los tejidos se desplazan hacia abajo, hay que reposicionar el ombligo, para evitar que este pueda tener un aspecto poco natural y mal ubicado.

Antes de proceder a suturar, se colocan dos pequeños tubos de drenaje, que ayudarán a evitar complicaciones en el posoperatorio inmediato y que se retirarán a las 24-72 horas, según el producto drenado.

La sutura se ubica en la parte baja del abdomen y ocupará de cadera a cadera. La cicatriz queda cubierta por el bikini, por lo que se disimula bien.

En cuanto a la miniabdominoplastia, está indicada cuando el exceso de piel y grasa se localiza bajo el ombligo, por lo que se procede de la misma forma que en una abdominoplastia pero sin tocar el área del ombligo.

Por otro lado, existe la posibilidad de realizar una dermolipectomía circular, es decir, se amplía la incisión hacia la parte posterior para eliminar el exceso de piel y grasa en la zona lumbar y elevar las nalgas.

Después de la cirugía: condición física y posoperatorio

Un día antes de realizar la abdominoplastia y durante los 5-7 días siguientes el paciente tomará un antibiótico para prevenir posibles infecciones. Asimismo se recetarán antiinflamatorios después de la cirugía, que ayudan a mejorar las molestias del posoperatorio.

Tras finalizar la intervención, el cirujano colocará un vendaje compresivo o faja elástica cuya acción de presión reducirá la formación del edema posoperatorio (hinchazón), favorecerá la remodelación de los tejidos y ayudarán a mantener correctamente los músculos la musculatura abdominal. Esta faja se utilizará día y noche durante las siguientes 6 semanas.

El dolor posoperatorio, generalmente, es moderado y tolerado. La mayoría de los pacientes refieren sensación de presión en la parte baja del abdomen, que tiende a disminuir y desaparecer con el paso de los días.

Es normal una disminución en la sensibilidad cutánea de la zona intervenida, que mejora de forma espontánea.

Durante los primeros días tras la intervención, se recomienda reposo y aumentar de forma paulatina la actividad. Asimismo, durante las primeras semanas, cuando se esté tumbado, será boca arriba, nunca de lado ni boca abajo.

No se debe conducir vehículos hasta pasadas 2 semanas de la intervención y se aconseja esperar 3 semanas para reincorporarse al trabajo (siempre que no comprenda esfuerzos ni actividad fisica intensa).

Se podrán retomar actividades de carácter deportivo, a las 3 semanas para deportes ligeros (como trotar), y a las 5 semanas para deportes intensos (como pádel).

Las cicatrices son permanentes, pero con el paso del tiempo resultan menos evidentes. La maduración comoleta de las cicatrices requieren un año (aprox) y durante este período se desaconseja su exposición a luz solar sin protección solar.

Posibles complicaciones
La realización de una abdominoplastia conlleva que, aunque no sea frecuente, puedan presentarse complicaciones postquirúrgicas. Entre las más frecuentes destacan:

-Hemorragia: un aumento de la presión sanguínea en el posoperatorio puede provocar que algunos vasos se abran y comiencen a sangrar. En general, se trata de un sangrado de pequeña entidad y que remite con presión externa, pero hay ocasiones en que este sangrado es mayor y se requiere el cierre quirurgico de los vasos para concluir el sangrado y evitar que se formen hematomas y prevenir infecciones.

-Infecciones: es ua complicación rara ya que se suministra tratamiento con antibióticos antes y días después de la cirugía. En caso de presentarse se ajustaría la terapia antibiótica.

-Necrosis cutánea: es una complicación muy frecuente en personas fumadoras, por ello se aconseja dejar el tabaco semanas antes de la cirugía y hasta la completa cicatrización de los tejidos. También puede ocurrir en personas no fumadoras. Esta complicación supone un aumento del tiempo de cierre y cicatrización.

-Sensibilidad cutánea alterada: se puede producir una pérdida o aumento de sensibilidad en el área tratada. Por lo general es una complicación temporal que mejora de forma espontánea en poco tiempo.

-Cicatrices anómalas: en algunos casos la cicatrización no es la esperada y se presentan cicatrices queloides (de aspecto violáceo, engrosada y con relieve) o una cicatrización anómala que presente hendiduras, rigidez, tirantez y/o retracción. Todos estos procesos de cicatrización anómala requieren revisión medico-quirúrgica y seguimiento. En algunos casos se mejora notablemente y en otros no es posible resolver la complicación.

Cirugía de brazos: braquioplastia

El lifting de brazos, técnicamente conocido como braquioplastia, consiste en la eliminación del exceso de piel y grasa de la cara interna de los brazos. El objetivo de esta técnica quirúrgica es mejorar la tonicidad de los brazos que se ha perdido por adelgazamiento o, simplemente, por el paso de los años de los brazos. Permite remodelar el aspecto de los brazos para obtener mayor firmeza y es necesario destacar que no se trata de una cirugía indicada para disminuir el volumen de los brazos, sino para eliminar el tejido dermograso flácido, mejorando la textura de la piel y la tonicidad.

En la primera consulta se valorará minuciosamente el tamaño del tejido sobrante, su consistencia y la calidad de la piel, ya que la braquioplastia no es una técnica que resuelva un exceso de grasa o consiga una remodelación adecuada cuando el problema tiene su origen en el sobrepeso/obesidad.

Como la mayoría de las intervenciones de cirugía plástica estética, este procedimiento puede ser llevado a cabo en cualquier período del año, aunque es preferible evitar el verano. El calor no favorece un posoperatorio cómodo y no se podrá tomar el sol hasta pasadas 4-5 semanas desde la operación.

Antes de la cirugía
Las recomendaciones previas a un lifting de brazos son similares a las de cualquier otro tipo de intervención.

Existen condiciones del estado de salud general del paciente por las que puede desaconsejarse la realización de intervenciones quirúrgicas que no sean urgentes o extremadamente necesarias (por ejemplo: cardiopatias o patología respiratoria grave).

Asimismo, se deben tener en cuenta algunas medidas preventivas antes de cualquier cirugía. Entre ellas:
-Evitar el uso de fármacos que contengan ácido acetilsalicílico (ej. Alka Seltzer, Aspirina, Adiro, etc.).
-Dejar de fumar o reducir al mínimo el consumo al menos dos semanas antes y después de la cirugía.
-El día previo a la cirugía, eliminar esmalte de uñas de manos y pies.
-El día de la operación se debe estar en ayunas desde la noche anterior, no maquillarse y no llevar puestos objetos metálicos (ej.pendientes, piercing, anillos, etc.).

Lifting de brazos: cómo se hace, anestesia y duración
La técnica utilizada con mayor frecuencia para realizar un lifting de brazos implica la presencia de incisiones a nivel del pliegue axilar y en la cara interna del brazo. Estas incisiones pueden variar según el área a tratar y el grado de corrección deseado y posible acordado entre el paciente y el cirujano.cicatrizbraquioplastia

En el momento previo a pasar al quirófano, el cirujano realiza el dibujo de la zona a intervenir, marcando el tejido a eliminar.

Este tipo de intervención puede realizarse en anestesia local con sedación o bajo anestesia general, en función de la dimensión de los tejidos. Lo más frecuente es emplear anestesia general, puesto que normalmente la porción de tejido que hay que eliminar suele ser amplia.

La duración de la cirugía varía entre 1,5 y 3 horas, según la amplitud de la zona a tratar y el tipo de anestesia

Después de la cirugía: condición física y posoperatorio
En los días previos a la cirugía y durante los 5-7 días posteriores, el paciente deberá tomar antibiótico para disminuir el riesgo de complicaciones por infección. Asimismo, se pautarán antiinflamatorios para que el posoperatorio resulte más confortable.

Al finalizar la braquioplastia, el cirujano colocará un vendaje compresivo o banda elástica cuya acción de presión reducirá la formación del edema posoperatorio (hinchazón) y favorecerá la remodelación de los tejidos.

Esta banda elástica o faja se utilizará día y noche durante las siguientes 6 semanas, para reducir la retención de líquidos y favorecer la cicatrización de los tejidos.

Durante los siguientes días a la intervención el paciente podrá hacer vida normal, evitando la realización de esfuerzos y movimientos bruscos con los brazos. Asimismo, no se podrá conducir vehículos ni dormir en posiciones que presionen los brazos.

Para retomar actividades cotidianas que impliquen esfuerzo para la musculatura de los brazos y actividades deportivas se deberá esperar 6 semanas

Posibles complicaciones
Como toda intervención quirúrgica, la realización de un lifting de brazos no está exenta de complicaciones. Entre las más frecuentes destacan:

-Dehiscencia de la cicatriz: puede suceder en las primeras semanas siguientes a la cirugía y consiste en la apertura de la cicatriz, generalmente siguiendo la línea de incisión. Las causas pueden ser la realización de movimientos inadecuados, la tensión de los tejidos o el desprendimiento de alguna sutura. Esta complicación implica un mayor tiempo de cura de las heridas y, por tanto, una cicatrización tardía, pero no suele dejar secuelas Solo en cados graves es necesario reintervenir.

-Necrosis cutánea: es una complicación muy frecuente en personas fumadoras, por ello se aconseja dejar el tabaco semanas antes de la cirugía y hasta la completa cicatrización de los tejidos. También puede ocurrir en personas no fumadoras. Esta complicación supone un aumento del tiempo de cierre y cicatrización.

-Sensibilidad cutánea alterada: puede haber una sensibilidad disminuida o aumentada en la zona intervenida. Es una complicación rara que remite de forma espontánea en pocos meses.

-Asimetría entre ambos brazos: siempre habrá diferencias entre un brazo y otro porque la simetría absoluta no existe. Esta asimetría puede ser más notoria debido a un proceso de cicatrización inadecuado. Para corregirla es necesario retocar la cicatriz y no siempre existe garantía de mejora de la simetría.

-Hematoma: un aumento de la tensión arterial durante el posoperatorio inmediato puede suponer que los vasos sanguíneos de la zona intervenida vuelvan a sangrar. Esto puede observarse con un aumento del contenido de los drenajes y se resuelve con presión externa. Ocasionalmente puede ser necesario reintervenir para cauterizar los vasos.

-Cicatrices anómalas: de forma imprevisible, en algunos casos la cicatrización no es la esperada y se presentan cicatrices queloides (de aspecto violáceo, engrosada y con relieve). Asimismo, también puede suceder una cicatrización anómala que presente hendiduras, rigidez, tirantez y/o retracción. Todos estos procesos de cicatrización anómala requieren revisión medico-quirúrgica y seguimiento. En algunos casos se mejora notablemente y en otros no es posible resolver la complicación.

-Infección: se presenta en el 1-2% de los casos y requiere replantear la terapia antibiótica y mayor seguimiento posoperatorio.

Para más información pide tu cita en Santa Cruz de Tenerife. Hospital Vithas Santa Cruz, calle Enrique Wolfson, 8. 922 53 47 30.
También puedes pedir cita por whatsapp: 675 468 388

Liposucción

 

La liposucción es una técnica quirúrgica que permite eliminar por aspiración cúmulos de grasa localizados en múltiples áreas del cuerpo y del rostro: mejillas, cuello, abdomen, brazos, espalda, caderas, región glútea, muslos, rodillas y tobillos.

El objetivo es obtener un contorno corporal armónico, siendo un procedimiento idóneo para eliminar cúmulos de grasa concentrados y resistentes, pero no constituye un tratamiento para la obesidad ni sustituye la pérdida de peso mediante una dieta equilibrada y ejercicio físico regular.zonaliposuccion

En caso de que esos cúmulos de grasa presenten también un exceso de piel, la liposucción podría ser sugerida como una técnica complementaria, ya que lo adecuado es emplear otro tipo de cirugía que permita eliminar el exceso de grasa y de piel.

La cantidad de tejido adiposo que se puede extraer en una sesión de liposucción, normalmente, ronda los 2 o 3 litros, aunque esta cantidad puede variar según el estado de salud, la complexión y la elasticidad cutánea, pudiendo llegar o superar los 10 litros.

La liposucción se puede realizar en cualquier período del año, aunque se recomienda evitar el verano porque con el calor puede resultar incómoda la faja elastica que se llevará puesta durante el posoperatorio. Además, tras una liposucción se desaconseja  tomar el sol durante al menos 4 semanas.

La duración de esta intervención varía en función de la zona a tratar, su extensión y del tipo de anestesia.

Por ejemplo, puede durar desde 30 minutos para una pequeña liposucción de papada o 3 horas para una liposucción de abdomen y flancos.

Antes de la cirugía
Las recomendaciones previas a una liposucción son similares a las de cualquier otro tipo de intervención.

Existen condiciones del estado de salud general del paciente por las que puede desaconsejarse la realización de intervenciones quirúrgicas que no sean urgentes o extremadamente necesarias (por ejemplo: cardiopatias o patología respiratoria grave).
Asimismo, se deben tener en cuenta algunas medidas preventivas antes de una cirugía. Entre ellas:
-Evitar el uso de fármacos que contengan ácido acetilsalicílico (ej. Alka Seltzer, Aspirina, Adiro, etc.).
-Dejar de fumar o reducir al mínimo el consumo al menos dos semanas antes y después de la cirugía.
-El día previo a la cirugía, eliminar esmalte de uñas de manos y pies.
-El día de la operación se debe estar en ayunas desde la noche anterior, no maquillarse y no llevar puestos objetos metálicos (ej.pendientes, piercing, anillos, etc.).

Liposucción: cómo se hace, anestesia y duración
ilustracionliposuccionLa técnica consiste en introducir en las áreas a tratar una cánula, conectada a una jeringa especial o a una máquina de presión negativa, mediante la cual se fragmenta y se aspira el tejido graso.

El tejido graso extraído puede ser procesado en una centrifugadora para rellenar otras áreas del propio paciente mediante la técnica lipofilling.

Existen varios tipos de cánula, que se diferencian en forma, número de agujeros, grosor y largo. Se utilizará una u otra, o se combinarán, según el área a tratar.

El tipo de anestesia que se usa varía, pudiendo ser local, epidural o general:
-La anestesia local se emplea cuando se tratan áreas limitadas como, por ejemplo, la papada o las rodillas.
-La anestesia espinal se usa para tratar áreas más extensas ubicadas en la parte inferior del cuerpo.
-La anestesia general está indicada cuando se van a tratar zonas de la parte superior del cuerpo, cuando son múltiples áreas a tratar o por petición expresa del paciente.

Después de la cirugía: condición física y posoperatorio
Antes de realizar una liposucción y durante los 5-7 días siguientes a la intervención se recetará un antibiótico para prevenir posibles infecciones. Asimismo se recetarán antiinflamatorios después de la cirugía, que ayudan a mejorar las molestias del posoperatorio.

Tras finalizar la liposucción, el cirujano colocará un vendaje compresivo o banda elástica cuya acción de presión reducirá la formación del edema posoperatorio (hinchazón) y favorecerá la remodelación de los tejidos. Esta banda elástica o faja, según la zona, se utilizará día y noche durante las siguientes 6 semanas, para reducir la retención de líquidos y favorecer la cicatrización de los tejidos.

De forma general, se requiere reposo la primeras 24-48 horas tras una liposucción. Este reposo no es absoluto, es decir, el paciente deberá deambular despacio pero con relativa frecuencia, evitando permanecer demasiado tiempo acostado o sentado. Asimismo, se aconseja que cuando esté tumbado, ponga un apoyo bajo las piernas para que queden ligeramente levantadas.

Posteriormente se podrán retomar las actividades cotidianas y laborales, gradualmente, siempre que no requiera la realización de esfuerzos o movimientos que afecten particularmente las áreas intervenidas.

Sin embargo, si la zona tratada fuera muy limitada y se hubiera practicado bajo anestesia local, las condiciones de reposo serán diferentes y se indicarán tras la intervención según el área intervenida.

En cuanto a las relaciones sexuales, se considera que se pueden mantener tras 1-2 semanas desde la intervención.

Para retomar actividades deportivas se recomienda esperar, al menos, 3 semanas. Tras aproximadamente un mes de la intervención se aconseja el inicio de una práctica deportiva como la natación, que ayudará a tonificar los musculos y a cicatrizar los tejidos.

Posibles complicaciones
Como todo proceso médico-quirúrgico, la realización de una liposucción no está exenta de complicaciones. Entre las más frecuentes destacan:
-Hematomas: son frecuentes y se resuelven de forma espontánea.

-Irregularidades cutáneas: se producen por anomalías en el proceso de cicatrización subcutánea. Para resolver el adpecto irregular se recomiendan ciclos de masajes o, en casos resistentes, un pequeño retoque quirúrgico en anestesia local.

-Sensibilidad cutánea alterada: se puede producir una pérdida de sensibilidad o un aumento de la misma en el área tratada. Por lo general es una complicación temporal que mejora de forma espontánea en poco tiempo.

-Asimetría: puede existir asimetría entre los dos lados del cuerpo, debido generalmente a una asimetría previa fisiológica que se ve acentuada.

Te puede interesar: «Después de una liposucción, ¿se vuelve a engordar?»

Después de una liposucción, ¿se vuelve a engordar?

 

La liposucción es un motivo de consulta frecuente, pero muchos de los casos que llegan no son los adecuados para este proceso. Se tiene la falsa creencia de que una liposucción es una intervención para adelgazar, pero no: la liposucción no adelgaza.

Este procedimiento permite eliminar mediante aspiración los cúmulos de grasa, localizados o más extensos, mejorando la armonía corporal o facial. Pero no permite eliminar un sobrepeso notorio, para ello lo único que se puede hacer es llevar una correcta alimentación y actividad física regular.

Cuando el paciente es candidato a la liposucción, la siguiente pregunta que realiza es: ¿volverán a aparecer los cúmulos de grasa localizada tras su eliminación con liposucción?

Y la respuesta es una de cal y otra de arena: No se repetirán los cúmulos localizados pero, si se descuidan los hábitos alimentarios, se engordará.

En un adulto, el número de células adiposas es fijo, por tanto, la aspiración de estas células es definitiva y las células adiposas que quedan no se dividen para reemplazar a las eliminadas mediante liposucción.

Este hecho no debe inducir a pensar que tras una liposucción se puede descuidar la dieta y no se volverá a engordar. Si se cometen excesos alimentarios se aumentará de peso y se engordará, puesto que la células adiposas remanentes no se dividen pero sí se expanden sin límite de dimensión. Por tanto, la grasa se distribuirá de forma uniforme sobre la superficie del cuerpo, no dando lugar a los cúmulos grasos resistentes localizados previos a la liposucción.

Si quieres saber más sobre en qué consiste este procedimiento, consulta el siguiente enlace: Liposucción

Rinomodelación: modelar la nariz sin cirugía

Modelar la nariz sin cirugía es posible. La rinomodelación puede ser una alternativa para aquellas personas que deseen modificar la apariencia de la nariz sin tener que someterse a una rinoplastia.

Además del menor riesgo y coste, este proceso es menos doloroso y requiere un menor tiempo de recuperación respecto a la modificación quirúrgica de la nariz.

Aunque la rinomodelación no está indicada para reducir el tamaño de una nariz grande, sí permite crear simetría o remodelar irregularidades y también puede ser un buen recurso para evitar una rinoplastia secundaria.

 

INDICACIONES

Si deseas una nariz más pequeña, un dorso más fino, eliminar una giba grande u obtener una punta más fina, la rinomodelación NO es el proceso adecuado para ti. Asimismo, la rinomodelación no mejora problemas respiratorios ni corrige defectos internos como la desviación del septo nasal. Para estos casos, la rinoplastia puede ser la solución.

La rinomodelación SÍ ESTÁ indicada para:

-Disimular una giba pequeña, elevando el tejido circundante

-Reducir depresiones, surcos o hundimientos

-Mejorar la simetría nasal

-Elevar la punta de la nariz

-Elevar y definir un dorso nasal chato

-Atenuar la redondez de la punta nasal

-Corregir un perfil nasal excavado (congénito o consecuencia de una rinoplastia).

 

PROCEDIMIENTO

Se infiltran pequeñas cantidades de un material de relleno dérmico en las áreas a tratar. El relleno se inyecta  en pequeños depósitos mediante la técnica de microgotas.

El material de relleno más seguro es el ácido hialurónico y el procedimiento se realiza bajo anestesia local.

En ocasiones, para elevar adecuadamente una punta de la nariz que se presente particularmente caída, puede ser necesario infiltrar previamente una sustancia neuromodeladora en el músculo que determina la caída.

Después del tratamiento, se recomienda no utilizar gafas ni exponerse a fuentes de calor (sauna, baño turco, cabinas de autobronceado, etc.) hasta pasada una semana de la rinomodelación

 

SEGURIDAD

Se trata de un procedimiento no quirúrgico y para el que se emplea únicamente anestesia local, por lo que las complicaciones son menores respecto a la cirugía. De todos modos, existen algunos riesgos:

-Reacción por hipersensibilidad/alergia

-Posibilidad de sufrir infección

-Asimetrías o resultado estéticamente no satisfactorio. En este caso, existe la posibilidad de retirar el ácido hialurónico infiltrado infiltrando una preparación enzimática a base de hialuronidasis.

 

DURACIÓN

El resultado del tratamiento no es definitivo. El ácido hialurónico tiene una duración temporal, por lo que es necesario repetir el tratamiento aproximadamente cada año para mantener el resultado. Es posible que para los retoques sea necesaria menos cantidad de producto respecto a la primera aplicación, puesto que el ácido hialurónico infiltrado estimulará la producción de colágeno.

 

Pide tu cita para Rinomodelación en Santa Cruz de Tenerife.

Hospital Vithas Santa Cruz, calle Enrique Wolfson, 8. 922 53 47 30.

También puedes pedir cita o información por whatsapp: 675 468 388

 

 

Aumento mamario: 5 afirmaciones erróneas

El aumento mamario genera numerosas dudas y buscar el asesoramiento adecuado es fundamental. Aquí expongo las 5 afirmaciones erróneas más frecuentes y que deberías conocer si estás valorando someterte a un aumento de pecho.

1.Prefiero anestesia local, sin drenajes y sin ingreso

Error. Realizar un aumento mamario en anestesia local es una imprudencia que solo responde al abaratamiento de costes. Solo la anestesia general permite realizar de forma segura una mamoplastia de aumento. Por otro lado, los drenajes tras la cirugía y la noche de hospitalización no son confortables, pero sí imprescindibles para monitorizar la buena evolución de la cirugía y disminuir complicaciones.

2. Los implantes redondos rellenan mejor la parte superior de los pechos

Los implantes redondos no llenan mejor el polo superior que los implantes anatómicos, simplemente rellenan del mismo modo toda la mama.

Las prótesis anatómicas llenan el polo superior, de forma natural, sin que resulte evidente donde empieza y donde termina el implante.

Para acertar con el tipo de implante hay que atender a diversas características de las mamas y los tejidos.

3. Cuanto más grandes las prótesis, mejor

Con frecuencia las pacientes consideran que ya que se van a realizar un aumento mamario, es mejor optar por implantes grandes para obtener el mayor volumen posible, sin tener en cuenta que hay unos límites anatómicos y estéticos.

Sin lugar a dudas, es mejor obtener un resultado natural y equilibrado que optar por un volumen desproporcionado.

Además hay que recordar que colocar prótesis demasiado grandes para la constitución de la mujer aumenta el riesgo de complicaciones posoperatorias.

4. No me gusta la forma de mis mamas y son pequeñas. Aumentando el volumen, también cambiará la forma

Esta afirmación es muy delicada. La forma del pecho varía ligeramente con un aumento mamario. Habría que estudiar qué forma tiene la mama y si es posible realizar corrección, pero ya no sería exclusivamente una intervención de aumento mamario. (Ejemplo: corrección de mamas tuberosas, corrección de asimetría o corrección de areolas mal posicionadas). Hay defectos que no son corregibles, como la areola-pezón lateralizados.

5. Da igual el cirujano, lo que importa es el precio

Sin lugar a dudas, no todos los cirujanos son iguales y, desgraciadamente, no todos son cirujanos cualificados.

En primer lugar, asegúrate de que te pones en manos de un médico que tenga la especialidad en Cirugía Plástica, Estética y Reparadora (consulta en el colegio de médicos de tu provincia o en el buscador de colegiados médicos de España).

En segundo lugar, no todos los profesionales son iguales: la formación y la experiencia son los elementos que hacen la diferencia, junto a la calidad de las prótesis y las garantías sanitarias de operar en un buen hospital.

Cirugía estética, primera consulta gratuita: ¿con el cirujano?

Cada vez proliferan más los centros en los que la cirugía estética se vende como un producto o un servicio de ocio en vez de como un servicio sanitario, minimizando aparentemente los riesgos y asegurando al 100% el buen resultado de una cirugía para garantizar la venta del servicio. Y lo más dramático es que ese asesoramiento lo realiza una persona no cualificada para este cometido, como si estuviera vendiendo un paquete de vacaciones o unos zapatos, careciendo de los conocimientos necesarios para asesorar con rigor sobre la técnica adecuada para dar solución -o no, que no todo puede resolverse- al problema.

Un ejemplo frecuente es la demanda por parte de la paciente de un aumento mamario cuando en realidad la paciente no es que tenga poco volumen sino que tiene un grado de mamas tuberosas: si se realiza un aumento con prótesis mamarias sin corregir la tuberosidad, el resultado será insatisfactorio. Esto, si la consulta la realiza un comercial, no lo podrá explicar adecuadamente. Pasa lo mismo con la liposucción, asegurando un vientre liso y sin cicatrices cuando tal vez la técnica necesaria es una abdominoplastia porque con una liposucción se obtendía una disminucion de volumen por extracción de grasa pero queda la piel colgando por el tipo de tejido. Y así con prácticamente la totalidad de intervenciones, porque no es blanco o negro y los grises solo los pueden ver los cirujanos plásticos debidamente formados y experimentados.

La cirugía estética es medicina y como tal siempre deberá aplicarse la técnica más adecuada, segura y en las mejores condiciones sanitarias. Pero esa técnica no es absoluta, en la mayoría de los casos requiere personalización según el caso individual y esa información solo te la puede proporcionar el especialista. Lo demás son aproximaciones, como lo que puedes leer en una revista o en internet. Incluso las propias sociedades de cirugía plástica ofrecen completa información sobre cada tipo de intervención y advierten de que en ningún caso ese contenido puede sustituir al asesoramiento del cirujano plástico en consulta. Entonces, ¿por que deberías mostrar tus pechos, tus muslos o tus cicatrices a una persona no cualificada* que no te va a dar la solución?

Un cirujano plástico no pretende captar clientes ni vender servicios sino atender pacientes, de forma personal, de tú a tú. Valorar el caso, resolver dudas, comprender expectativas y proporcionar información para que, con calma, el paciente medite y decida si desea someterse a un procedimiento quirúrgico para obtener un determinado resultado. Y llegados a este punto hay que destacar que cualquier médico especialista en cirugía plástica, estética y reparadora se asegura de que sus pacientes tengan toda la información necesaria, positiva y no tan positiva: los contenidos principales del consentimiento informado hay que exponerlos en consulta y no hay que restar importancia a las complicaciones (por infrecuentes que puedan ser) para evitar perder al paciente. La honradez es uno de los valores que jamás debe perderse en la vida y en esta profesión.

Por todo ello mi consejo es: desconfía de las consultas con profesionales no sanitarios y médicos no especialistas en Cirugía Plástica, Estética y Reparadora. Si es gratuita o no, eso ya es otro debate 😉

(*Aclaro, cuando digo no cualificada no pretendo ofender a los comerciales, que tienen una formación exquisita en su ámbito, pero no habiendo estudiado medicina, no habiendo realizado la especialidad y no siguiendo con formación continuada, difícilmente pueden proporcionar el mismo asesoramiento en consulta que el propio cirujano).