Corrección de mamas tuberosas

Las mamas tuberosas se caracterizan por tener un aspecto separado, constreñido y tubular, con una base estrecha, el surco mamario elevado y areolas grandes. En muchos casos estas mamas son también asimétricas, siendo en una mama el defecto más evidente que en la otra o asimetría de volumen.

Este efecto se produce por una malformación que afecta al desarrollo normal de la glándula mamaria durante la adolescencia y que puede presentarse en ambas mamas o solo en una.

Esta malformación tiene diversos grados de alteración y en todos los casos incide negativamente en la autoestima y salud psicosexual de las mujeres afectadas.

Mamas tuberosas Dr. Casale

En general, las mamas tuberosas suelen tener un volumen escaso y una apariencia de mama caída (tendencia ptósica) y es por eso que a menudo las pacientes acuden a la consulta con intención de aumentar el volumen o realzar el pecho, sin saber que la cirugía de mamas tuberosas requiere de un manejo específico para obtener un resultado aceptable. ¡El aumento mamario no corrige las mamas tuberosas!

Corrección de mamas tuberosas

La corrección de mamas tuberosas prevé una combinación de procedimientos quirúrgicos por vía periareolar y se realiza bajo anestesia general. Las técnicas que se aplican con mayor frecuencia para corregir este defecto son: la remodelación glandular combinada con la mamoplastia de aumento y/o la mastopexia, según cada caso.

La remodelación de la glándula comprende la liberación de adherencias y la expansión y reposicionamiento de la glándula, con objeto de eliminar la constricción y el aspecto tubular de la mama.

Tras remodelar la glándula, se baja el surco mamario y se coloca un implante mamario que, en caso de existir asimetría mamaria, será de diverso volumen para obtener la mayor simetría posible entre ambos senos. Además, si la areola es de gran tamaño, se puede reducir y, en caso necesario, reposicionarla.

Este tipo de cirugía reviste gran complejidad. No es una anomalía que se resuelva fácilmente y requiere que la paciente sea consciente de que el resultado final puede ser bueno pero también puede ser discreto, puediendo no ser satisfactorio en casos en los que la paciente tenga unas expectativas muy altas.

Posibles complicaciones

En general, las compliaciones no son frecuentes y responden positivamente al tratamiento apropiado, sin consecuencias en el resultado global de la cirugía.

De todos modos, hay que tener en cuenta que las complicaciones que pueden presentarse más habitualmente son:

-Hematomas: sangrado con hinchazon de la mama y necesidad de reintervención. El uso de drenajes reduce esta complicación.

-Contractura capsular: tras implantar la prótesis, el cuerpo la reconoce como cuerpo extraño e intenta defenderse, creando en torno a la prótesis una cápsula de tejido membranoso. Esta cápsula normalmente no da problemas y está siempre presente en este tipo de cirugía, pero existe un porcentaje de casos  (entre el 3% y el 15%) en los que esta cápsula se engrosa y se contrae en torno a la prótesis,  llegando a causar dolor y deformidad. En caso de que se presentara esta complicación, la solución es reintervenir para eliminar la cápsula (capsulectomía) y sustituir la prótesis.

-Cicatrización hipertrófica: se trata de una condición individual que se caracteriza por la cicatrización inadecuada de los tejidos, presentando una cicatriz definitiva violácea, gruesa y con relieve. La persona puede presentar siempre este tipo de cicatrización o de manera inusual, por lo que no es previsible.

-Asimetría: la asimetría mamaria previa a la corrección de mamas tuberosas es altamente frecuente y esta asimetría se corrige en la cirugía, pero no en su totalidad. Además, hay ocasiones en que la asimetría posquirúrgica se más evidente por una cicatrización no idónea.

-Seroma: acumulación de líquido (fluidos serosos) que aparece una o dos semanas después de la intervención quirúrgica. Se manifiesta como área abultada y dolorida e inclusión podría haber secreción blanquecina. Para seromas pequeños, el manejo es expectante, ya que generalmente se resuelve solo. En caso de seromas de gran tamaño, se realiza drenaje.

 

 

Pide tu cita para Mamoplastia en Santa Cruz de Tenerife.

Dr. Christian Casale. Hospital Vithas Santa Cruz, calle Enrique Wolfson, 8. 922 53 47 30.

También puedes pedir cita o solicitar información por whatsapp: 675 468 388

Ginecomastia

La ginecomastia se define como un aumento anómalo del volumen de las mamas del hombre. Se trata de una alteración inocua en cuanto a la salud física pero que afecta a la autoestima y ocasiona conflictos emocionales y de inseguridad personal. En general, entre los 12 y los 18 años se puede presentar una fase de ginecomastia puberal, que en mas del 90% de los casos se resuelve espontáneamente al finalizar esta etapa. Si a los 17 o 18 años la ginecomastia aún persiste, se recomienda corrección quirúrgica.

No se conoce la causa exacta por la cual se produce la ginecomastia, pero sí existen factores que favorecen su aparición, como los desequilibrios hormonales y una alta sensibilidad del tejido mamario a los estímulos hormonales. Asimismo, terapias con estrógenos o andrógenos pueden inducir el desarrollo de ginecomastia.

En este senrido, son numerosas las sustancias farmacológicas que potencialmente pueden dar lugar a ginecomastia. Entre las más habituales podemos destacar el diazepam y los esteroides anabolizantes que se emplean para el aumento de masa muscular.

Corrección quirúrgica de ginecomastia

La intervención quirúrgica para corregir la ginecomastia puede realizarse en anestesia general o en anestesia local con sedación, según el grado de afección y la técnica.
Cuando el aumento de volumen se compone fundamentalmente de tejido adiposo (pseudoginecomastia), la corrección se realiza mediante lipoaspiración: se succiona el tejido graso con una cánula conectada a una maquinaria de aspiración.
Si la composición del tejido aumentado es glandular no es posible llevar a cabo una liposucción, por lo que resulta necesario extraer el tejido sobrante realizando una incisión que bordea la parque inferior de la areola.
En algunos casos, si la mama ha experimentado un aumento de volumen importante, podría requerir eliminar el exceso de piel, lo que implicaría un mayor número de incisiones.

Después de la cirugía

Al finalizar la intervención, se coloca una banda compresiva que el paciente deberá mantener día y noche durante 4-6 semanas.

En los casos en que se extraiga parte o la totalidad de la glándula mamaria, el paciente llevará ademas unos drenajes para evitar la acumulación interna de líquido y sangre. Los drenajes se retiran a las 24 horas de la intervención o cuando la cantidad drenada sea escasa o nula.

Antes de somerterse a la operación se suministrará una pauta de antibiótico que el paciente deberá continuar durante la primer semana del posoperatorio. Asimismo, se recetará antiinflamatorios para que la recuperación sea más confortable.

Es normal que en los primeros 7-10 días se presente inflamación, que poco a poco se irá reduciendo. En ocasiones, el edema puede persistir durante algunas semanas.
Según la técnica empleada, será necesario retirar los puntos de sutura externos pasados 10 días.

En cuanto a la actividad física, se recomienda no utilizar los músculos pectorales, por tanto, evitar realizar apoyos y esfuerzos con los brazos. Para realizar actividad física que requiera la musculatura del pecho y los brazos será necesario esperar 6 semanas. Asimismo, se recomienda no conducir vehículos durante dos semanas tras la intervención.

Tras 3 semanas, aproximadamente, el paciente podrá volver al trabajo, tener relaciones sexuales, realizar actividad física suave y viajar.

Elevación de mamas: mastopexia

La mastopexia o lifting mamario es un procedimiento indicado para corregir senos caídos y/o vacíos, como sucede en casos de notable pérdida de peso, tras embarazo y lactancia o, simplemente, por el paso del tiempo. La pérdida de volumen y caída de los pechos vienen dados por la distensión cutánea y de los ligamentos glandulares y se denomina ptosis mamaria. Comúnmente conocida como «pecho caído», la ptosis mamaria se caracteriza por presentar el pezón a una altura por debajo del surco mamario, cuando lo habitual en una mama no afectada por ptosis es que el pezón se encuentre a la altura del surco. La ptosis mamaria puede ser de distinto grado:

ptosis

-Leve: la distancia entre el pezón y el surco es menor de 2 cm
-Moderada: la distancia entre el pezón y el surco es de entre 3-4 cm
-Severa: la distancia entre el pezón y el surco supera los 4 cm

Existe también un tipo de ptosis mamaria que se presenta sobre todo en mujeres jóvenes y se denomina p. Se trata de la ptosis glandular, en la que el pezón se sitúa en una posición correcta en relación al surco pero la glándula mamaria se sitúa por debajo del surco mamario. Aunque el aspecto sea de ptosis mamaria, en estos casos durante la intervención no es necesario reposicionar el pezón.

Antes de la intervención

Si la paciente tiene más de 40 años, de manera previa a este tipo de intervención es necesario realizar una mamografía o ecografía de mamas. De forma general, antes de realizar cualquier tipo de cirugía se deben tener en cuenta algunas medidas preventivas para minimizar el riesgo de complicaciones. Entre ellas:
-Evitar el uso de fármacos que contengan ácido acetilsalicílico (ej. Alka Seltzer, Aspirina, etc.).
-Dejar de fumar o reducir al mínimo el consumo al menos dos semanas antes y después de la cirugía.
-El día previo a la cirugía, eliminar esmalte de uñas de manos y pies.
-El día de la operación se debe estar en ayunas desde la noche anterior, no maquillarse y no llevar puestos objetos metálicos (ej.pendientes, piercing, anillos, etc.).

Mastopexia: cómo se hace, anestesia y duración

Existen diversas técnicas quirúrgicas que permiten corregir la ptosis mamaria, y se puede requerir o no el uso de prótesis mamarias. El objetivo es eliminar la piel sobrante, elevar las mamas y reposicionar el complejo areola-pezón. El tiempo quirúrgico variará según la técnica, pero suelen ser necesarias entre 2 y 3 horas, se realiza en anestesia general y requiere de un día de ingreso después de la cirugía.

En caso de ptosis leve, el abordaje quirúrgico puede ser mediante incisión periareolar. Si se presenta una ptosis moderada, la corrección requerirá una incisión periareolar y una incisión vertical desde la base inferior de la areola hasta el surco mamario. Si la paciente presenta una ptosis severa, además de la incisión periareolar y vertical, se deberá realizar también una incisión en el surco mamario, quedando una cicatriz con forma de T invertida. Si además de ptosis mamaria la paciente tiene escaso volumen, es posible aumentarlo empleando prótesis mamarias en la misma intervención. Asimismo, en caso de presentar unas areolas grandes, es posible reducir su tamaño.

Después de la cirugía: condición física y posoperatorio

Al finalizar la cirugía, se colocan unos drenajes de aspiración para permitir la salida de sangre y suero, reduciendo así el riesgo de hematoma. En general, los drenajes se retiran despues de 24-48 horas, según los valores drenados.

A las pocas horas de la intervención, la paciente puede levantarse y deambular, aunque las primeras semanas no debe realizar esfuerzos físicos ni coger peso.

El día de la intervención se inicia una terapia antibiótica que seguirá durante la primera semana tras la intervención. Durante el posoperatorio inmediato, se suministran antiinflamatorios y calmantes para evitar el dolor.

En los primeros 5-7 días, es normal que se presenten edemas (hinchazón) y áreas amoratadas, que remiten en las primeras 2 semanas.

Los hilos de sutura pueden ser de material reabsorbible o no reabsorbible. Los primeros, no es necesario retirarlos. Los segundos, se retiran a los 7-10 días.

Tras la intervención se realiza un vendaje compresivo y a las 24-48 horas se coloca un sujetador elástico ortopédico/deportivo que la paciente debe llevar día y noche durante unas 6 semanas. La zona no puede lavarse hasta que se cambie el vendaje por el sujetador, por lo que el aseo personal será por partes hasta entonces.

Las cicatrices al principio serán líneas costrosas que poco a poco madurarán, convirtiéndose en cicatrices violáceas y con relieve los primeros meses hasta llegar a ser impalpables y claras, confundiéndose con la piel circundante.

Para retomar la actividad laboral, las relaciones sexuales y viajar, se recomienda esperar 3 semanas. En cuanto a la práctica de deporte que no implique la musculatura del pecho y de los brazos, se puede realizar a las 4 semanas. Para actividades deportivas intensas y que impliquen la musculatura pectoral y de los brazos, se aconseja esperar al menos 6 semanas. Como en toda intervención de cirugía plástica, se debe evitar la exposición solar durante 4-6 semanas. Pasadas esas 4-6 semanas, la exposición debe ser gradual y empleando fotoprotector 50 spf sobre las cicatrices. Se recomienda el uso de aceite de rosa mosqueta (no sobre las heridas, solo sobre las cicatrices).

Posibles complicaciones

En general, las compliaciones no son frecuentes y responden positivamente al tratamiento apropiado, sin consecuencias en el resultado global de la cirugía. De todos modos, hay que tener en cuenta que las complicaciones que pueden presentarse más habitualmente son:

-Hematomas: sangrado con hinchazon de la mama y necesidad de reintervención. El uso de drenajes reduce esta complicación.

-Contractura capsular: en caso dd mastopexia con implantes mamarios, tras implantar la prótesis el cuerpo la reconoce como cuerpo extraño e intenta defenderse, creando en torno a la prótesis una cápsula de tejido membranoso. Esta cápsula normalmente no da problemas y está siempre presente en este tipo de cirugía, pero existe un porcentaje de casos  (entre el 3% y el 15%) en los que esta cápsula se engrosa y se contrae en torno a la prótesis,  llegando a causar dolor y deformidad. En caso de que se presentara esta complicación, la solución es reintervenir para eliminar la capsula (capsulectomía) y sustituir la prótesis.

-Cicatrización hipertrófica: se trata de una condición individual que se caracteriza por la cicatrización inadecuada de los tejidos, presentando una cicatriz definitiva violácea, gruesa y con relieve. La persona puede presentar siempre este tipo de cicatrización o de manera inusual, por lo que no es previsible.

-Asimetría: en la naturaleza, la simetría no existe. Siempre hay pequeñas diferencias de forma y volumen entre ambas mamas. Tras una mastopexia, esta diferencia puede resultar más evidente.

 

Pide tu cita para Mastopexia en Santa Cruz de Tenerife.

Hospital Vithas Santa Cruz, calle Enrique Wolfson, 8. 922 53 47 30.

También puedes pedir cita o información por whatsapp: 675 468 388.

Aumento mamario sin cirugía: ¡que no te engañen!

Con frecuencia me consultan si es posible realizar un aumento mamario con alguna sustancia inyectable y prescindiendo de cirugía y prótesis mamarias.

La respuesta es: rotundamente NO.

Últimamente se ha extendido la práctica del «efecto cenicienta», popularizada, principalmente, por personajes de la farándula americana. Esta tendencia consiste en inyectar suero en las mamas, con objeto de aumentar su volumen durante apenas un 24-48 horas. No es una técnica novedosa y, personalmente, me parece una idea descabellada tanto por las molestias que puede ocasionar este procedimiento, las consecuencias de continuadas variaciones de volumen y el riesgo de infección, como por el precio, que ronda los 3000 euros.

Otra tendencia que se popularizó fue la infiltración de ácido hialurónico, un procedimiento que ya ha sido catalogado como inseguro porque puede interferir en la detección de cáncer de mama.

También la lipotransferencia se sitúa entre las técnicas de Infiltración para aumento de mamas. Se trata de realizar una liposucción a la paciente y transferir a las mamas una determida cantidad de esa grasa extraída. Es una buena técnica para reconstrucción mamaria y en casos muy concreros, pero dado que no se puede lograr un aumento de volumen muy notable y, además, parte del tejido graso se reabsorbe, no tiene mucho sentido utilizarla como técnica de mamoplastia de aumento.

En conclusión, si se desea aumentar el volumen de los senos, la mejor manera es someterse a una mamoplastia de aumento con prótesis mamarias. Y siempre consultar con un médico especialista en cirugía plástica las diferentes posibilidades técnicas y  tipos de prótesis que existen.

 

Aumento de pecho: mamoplastia de aumento

El aumento de pecho, técnicamente conocido como mamoplastia de aumento, es una intervención quirúrgica destinada a mejorar la forma y tamaño de las mamas, indicado, principalmente, cuando los senos presentan un escaso desarrollo o está inusualmente vacío. Con la implantación de prótesis mamarias es posible aumentar el volumen de los pechos una o más tallas.

Son múltiples las técnicas quirúrgicas para llevar a cabo un aumento de pecho y los tipos de implantes mamarios. Se seleccionará el método y prótesis apropiado para cada paciente en función de sus características y necesidades individuales.

Prótesis: material, forma y dimensión
Las prótesis mamarias pueden realizarse con diversos materiales, aunque el material de relleno más utilizado es la silicona: gel cohesivo de silicona recubierto por una pelicula de silicona sólida en el exterior.
Otra alternativa son las prótesis de solución salina: se rellenan durante la cirugía de solución fisiológica (agua destilada y cloruro de sodio) recubiertas por una pelicula de silicona, pero este tipo de prótesis tiende a vaciarse y no ofrece un buen resultado estético. Actualmente apenas se utilizan.

En cuanto al exterior de las prótesis, puede ser de textura lisa o rugosa: la prótesis rugosa se caracteriza por tener una superficie irregular y texturizada y presenta menor incidencia de contractura capsular.

Los implantes mamarios pueden tener forma redonda o anatómica. Las prótesis anatómicas tienen forma de gota y permiten obtener una forma más parecida a una mama natural, con mayor relleno en el polo inferior de la mama.  La convenencia de utilizar implantes redondos o anatómicos varía según las necesidades y características singulares de cada paciente.

En relación al tamaño, existen múltiples medidas adaptadas a las características de cada paciente y a las expectativas del aumento de volumen. Es necesario resaltar que, aunque hay medidas de todo tipo, el tórax de cada paciente limita la elección del tamaño. Es fundamental respetar las proporciones.

Antes de la cirugía

De forma general, antes de realizar cualquier tipo de cirugía se deben tener en cuenta algunas medidas preventivas para minimizar el riesgo de complicaciones. Entre ellas:
-Evitar el uso de fármacos que contengan ácido acetilsalicílico (ej. Alka Seltzer, Aspirina, etc.).
-Dejar de fumar o reducir al mínimo el consumo al menos dos semanas antes y después de la cirugía.
-El día previo a la cirugía, eliminar esmalte de uñas de manos y pies.
-El día de la operación se debe estar en ayunas desde la noche anterior, no maquillarse y no llevar puestos objetos metálicos (ej.pendientes, piercing, anillos, etc.).

Cirugía: tiempo, incisión, plano

La mamoplastia de aumento se realiza con anestesia general y tiene una duración variable de entre 1:30 y 3 horas. Tras la intervención, se requiere una noche de ingreso en hospital.

La incisión más frecuente es la que se realiza en el surco mamario, puesto que ofrece la ventaja de una mejor visualización quirúrgica y la cicatriz quedará escondida bajo la mama.

También es posible realizar el aumento de pecho por vía periareolar. Esta incisión ofrece un buen resultado, pero conlleva el riesgo de que la glándula pueda perder su funcionalidad debido a la disección y puede haber sufrimiento del complejo areola-pezón en caso de complicación. Asimismo, no es posible introducir prótesis de gran tamaño mediante esta vía y la cicatriz quedará en la zona periareolar, por lo que, aunque no será muy evidente,  quedará más expuesta.
Otra opción es realizar la intervención mediante incisión transaxilar. Se trata de una técnica más compleja y menos directa. Dicha complejidad repercute también en los costes (quirófano, instrumental y honorarios), por lo que aumenta sustancialmente el precio de la cirugía. Esta técnica ofrece un buen resultado pero suele emplearse con implantes redondos y podría ser necesario reintervenir para definir el surco mamario.

Las prótesis pueden colocarse en plano subglandular (detrás de la glándula mamaria) o en un plano submuscular (detrás del músculo pectoral mayor). Ambas opciones presentan pros y contras que deben ser tratados en profundidad en consulta con el cirujano. En general, el plano submuscular ofrece un mejor resultado estético y de mayor durabilidad en el tiempo. En caso de mujeres muy delgadas o con una glándula mamaria muy escasa, la posición submuscular siempre es más recomendable, puesto que si se coloca la prótesis simplemente detrás de la glándula mamaria, esta puede palparse e incluso apreciarse a simple vista.plano_protesis

Después de la cirugía de aumento de pecho: condición física y posoperatorio

Al finalizar la cirugía, se colocan unos drenajes de aspiración para permitir la salida de sangre y suero, reduciendo así el riesgo de hematoma. En general, los drenajes se retiran despues de 24-72 horas, según los valores drenados.
A las pocas horas de la intervención, la paciente puede levantarse y deambular, aunque las primeras semanas no debe realizar esfuerzos físicos ni coger peso.
El día de la intervención se inicia una terapia antibiótica que seguirá durante la primera semana tras la intervención. Durante el posoperatorio inmediato, se suministran antiinflamatorios y calmantes para evitar el dolor.
En los primeros 5-7 días, es normal que se presenten edemas (hinchazón) y áreas amoratadas, que remiten en las primeras 2 semanas.
Los hilos de sutura pueden ser de material reabsorbible o no reabsorbible. Los primeros, no es necesario retirarlos. Los segundos, se retiran a los 7-10 días.
Tras la intervención se realiza un vendaje compresivo y a las 24-72 horas se coloca un sujetador elástico  ortopédico/deportivo que la paciente debe llevar día y noche durante unas 6 semanas. La zona no puede lavarse hasta que no se retire el vendaje compresivo, por lo que el aseo personal será por partes hasta entonces.
Los cortes al principio serán líneas costrosas que poco a poco madurarán, convirtiéndose en cicatrices violáceas y con relieve los primeros meses hasta llegar a ser impalpables y claras, confundiéndose con la piel circundante.

Para retomar la actividad laboral, las relaciones sexuales y viajar, se recomienda esperar 3 semanas. En cuanto a la práctica de deporte que no implique la musculatura del pecho y de los brazos, se puede realizar a las 6 semanas. Para actividades deportivas intensas y que impliquen la musculatura pectoral y de los brazos, se aconseja esperar al menos 8 semanas. Como en toda intervención de cirugía plástica, se debe evitar la exposición solar durante 4-6 semanas. Pasadas esas 4-6 semanas, la exposición debe ser gradual y empleando fotoprotector 50 spf sobre las cicatrices. Se recomienda el uso de aceite de rosa mosqueta sobre las cicatrices (no sobre las heridas, solo sobre las cicatrices).

Posibles complicaciones
En general, las compliaciones en una cirugía de aumento de pecho no son frecuentes y responden positivamente al tratamiento apropiado, sin consecuencias en el resultado global de la cirugía. De todos modos, hay que tener en cuenta que las complicaciones que pueden presentarse más habitualmente son:

-Hematomas: sangrado con hinchazón de la mama y necesidad de reintervención. El uso de drenajes reduce esta complicación.

-Contractura capsular: tras implantar la prótesis, el cuerpo la reconoce como cuerpo extraño e intenta defenderse, creando en torno a la prótesis una cápsula de tejido membranoso. Esta cápsula normalmente no da problemas y está siempre presente en este tipo de cirugía, pero existe un porcentaje de casos (entre el 3% y el 15%) en los que esta cápsula se engrosa y se contrae en torno a la prótesis,  llegando a causar dolor y deformidad. En caso de que se presentara esta complicación, la solución es reintervenir para eliminar la cápsula (capsulectomía) y sustituir la prótesis.

-Cicatrización hipertrófica: se trata de una condición individual que se caracteriza por la cicatrización inadecuada de los tejidos, presentando una cicatriz definitiva violácea, gruesa y con relieve. La persona puede presentar siempre este tipo de cicatrización o de manera inusual, por lo que no es previsible.

-Asimetría: en la naturaleza, la simetría no existe. Siempre hay pequeñas diferencias de forma y volumen entre ambas mamas. Tras una mamoplastia de aumento, esta diferencia puede resultar más evidente.

-Envejecimiento: el paso del tiempo también afecta a un seno que se ha sometido a una cirugía de aumento. Como todo material, las prótesis mamarias se pueden deteriorar con el tiempo, por lo que puede requerir la sustitución al pasar unos 15-20 años desde la intervención. Además, a nivel estético, se puede producir una ptosis mamaria como sucede en un pecho natural no intervenido.

Pide tu cita para Aumento de pecho en Santa Cruz de Tenerife.

Dr. Christian Casale. Hospital Parque, consultas externas, calle General Antequera. Teléfono de centralita: 922 27 44 00

También puedes pedir cita o solicitar información por whatsapp: 675 468 388

Mamoplastia de reducción

La mamoplastia de reducción consiste en la extracción parcial de la glándula mamaria hipertrófica, tejido graso circundante y la extirpación de la piel sobrante. De esta manera se reduce el tamaño de las mamas, se reposicionan y se da una forma adecuada, quedando más pequeñas, ligeras y turgentes.

Las mujeres con mamas de gran volumen pueden presentar diversas molestias por el exceso de peso, como dolores de espalda y cuello, irritaciones en el surco mamario e, incluso, dificultades respiratorias. La finalidad de una mastoplastia de reducción es dotar a la paciente de unos senos más proporcionados en tamaño y forma con el resto de su cuerpo, así como eliminar las molestias causadas por unas mamas excesivamente voluminosas.

Antes de la intervención

Si la paciente tiene más de 40 años, de manera previa a este tipo de intervención es necesario realizar una mamografía o ecografía de mamas. De forma general, antes de realizar cualquier tipo de cirugía se deben tener en cuenta algunas medidas preventivas para minimizar el riesgo de complicaciones. Entre ellas:

-Evitar el uso de fármacos que contengan ácido acetilsalicílico (ej. Alka Seltzer, Aspirina, etc.).
-Dejar de fumar o reducir al mínimo el consumo al menos dos semanas antes y después de la cirugía.
-El día previo a la cirugía, eliminar esmalte de uñas de manos y pies.
-El día de la operación se debe estar en ayunas desde la noche anterior, no maquillarse y no llevar puestos objetos metálicos (ej.pendientes, piercing, anillos, etc.).

Cirugía: tipos de incisión y tiempo

Tradicionalmente, para efectuar una reducción mamaria se realizan tres incisiones que forman un ancla: una incisión alrededor de la areola, otra justo en el surco mamario y una incisión vertical que une ambas incisiones. Sin embargo, actualmente, la tendencia es reducir el número de cicatrices, por lo que en algunos casos se puede suprimir la incisión del surco mamario, quedando la incisión periareolar y vertical.

La mamoplastia de reducción se realiza en quirófano bajo anestesia general y requiere de entre 2 y 4 horas para finalizarla. Tras la intervención, la paciente permanecerá uno o dos días ingresada en el hospital.

Despues de la cirugía: condición física y posoperatorio

Al finalizar la intervención, se conectan unos delgados tubos de drenaje, con objeto de prevenir la formación de hematomas. Los drenajes se mantienen entre 24-48 horas o hasta que el líquido drenado sea escaso. Asimismo, se pautará una terapia antibiótica y para disminuir el dolor.

Es frecuente presentar hinchazón durante la primera semana tras la intervención e, incluso, un edema más prolongado que dure más de un mes y que remitirá de forma gradual. Los puntos externos, se retirarán a partir de los 10 o 15 días posteriores a la cirugía y la paciente podrá realizar vida normal y volver a trabajar tras 2 o 3 semanas desde la operación. Para realizar actividad física será necesario un poco más de tiempo, alrededor de 6-8 semanas. Asimismo, para que la recuperación sea la correcta, la paciente deberá llevar puesto, día y noche, un sujetador ortopédico o deportivo. Este sujetador se llevará durante 6 a 8 semanas, aproximadamente.

Como en toda intervención de cirugía plástica, se debe evitar la exposición solar durante 4-6 semanas. Pasadas esas 4-6 semanas, la exposición debe ser gradual y empleando fotoprotector 50 spf sobre las cicatrices.

En cuanto a las cicatrices, inicialmente aparecerán costras que darán paso a una cicatriz de color rosa o ligeramente morado. Progresivamente se irán aclarando, hasta llegar a un tono parecido al de la piel sana circundante. Cabe mencionar que tras una reducción mamaria las cicatrices siempre serán visible y permanentes, y que la calidad final de las cicatrices no se puede prever y que depende exclusivamente de las características individuales de cada persona y de la edad.

Posibles complicaciones

La aparición de complicaciones posquirúrgicas es infrecuente y responden adecuadamente al tratamiento adecuado sin comprometer el resultado final. Las complicaciones más frecuentes son:

-Hemorragia: un repentino aumento de la tensión arterial justo después de realizar ls intervención puede provocar sangrado. Generalmente, usando drenajes se reducen las complicaciones derivadas de una hemorragia. En caso de sangrado, se resuelve con una compresión externa, aunque en algunos casos podría ser necesaria una reintervención inmediata.

-Infección: puede aparecer infección local en las áreas de incisión, pero pautando una terapia antibiótica se reduce el riesgo de infección.

-Pérdida de sensibilidad del pezón: en caso de presentarse, suele ser temporal y parcial, aunque en algunas ocasiones podría quedar como secuela permanente.

-Asimetría: siempre habrá un grado mínimo de asimetría, pero hay ocasiones en que la diferencia entre la forma y/o tamaño de las mamas resulta mayor y más evidente. Esta complicación suele derivarse de anomalías en el proceso de recuperación y cicatrización. Para minimizar la asimetría habría que realizar otra intervención trascurrido un tiempo prudencial desde la reducción mamaria.

-Necrosis: es posible, aunque infrecuente, que se presente una necrosis de los tejidos y, por tanto, una incorrecta cicatrización. En tal caso, se podría mejorar la cicatriz de forma quirúrgica.

Aumento de pecho desde 3500 euros

¡El verano se aproxima! Si siempre has querido lucir un escote bonito, ahora es TU momento.

Te proponemos una promoción de mastoplastia de aumento a un precio inmejorable: AUMENTO DE PECHO A PARTIR DE 3500 EUROS*, con las mejores marcas de prótesis mamarias, de alta calidad y seguridad.

Primera consulta gratuita y sin compromiso de tratamiento. Trato directo con el cirujano plástico desde la primera visita, porque no trabajamos con comerciales ni intermediarios.

Y si no cuentas con ahorros para hacer frente a tu cirugía, te damos la posibilidad de financiar tu tratamiento.

El Dr. Christian Casale es Especialista en Cirugía Plástica Reparadora y Estética y miembro de la Sociedad Española de Cirugía Plástica Reparadora y Estética (SECPRE). Atenderá personalmente tus dudas, estudiará tu caso y determinará la técnica más adecuada según tus características, para lograr el mejor resultado posible.

Más información y concertación de cita en Hospital Vithas Santa Cruz, calle Enrique Wolfson, 8, Santa Cruz de Tenerife. Teléfono 922 53 47 33. O enviando un mensaje a través de whatsapp: 675 468 388

(*Promoción válida hasta el 30 de junio de 2016)

Te puede interesar: AUMENTO MAMARIO SIN CIRUGÍA: ¡QUE NO TE ENGAÑEN!