Otoplastia tenerife

Otoplastia: cirugía de las orejas

La otoplastia es la intervención quirúrgica que permite corregir las orejas prominentes, comúnmente conocidas como «orejas de soplillo».

Generalmente, las intervenciones de cirugía plástica estética están desaconsejados para los menores de edad, pero la otoplastia se practica tanto en niños como en adultos. De hecho, sobre los 4 años las orejas casi han completado su desarrollo definitivo, lo que permite la ejecución de una otoplastia de manera segura durante la infancia.

Las orejas prominentes no representan un problema de salud a nivel funcional pero sí a nivel psicológico, afectando a la seguridad y autoestima. La corrección mediante otoplastia representa una opción para mejorar la calidad de vida de estos pacientes.

La mayoría de las veces, aunque solo una oreja parezca anormal, se intervienen las dos para conseguir una mejor simetría. En cualquier caso  lo que se pretende es obtener un resultado natural, por lo que no se busca una simetría absoluta entre ambas orejas ni que estas queden completamente pegadas.

Además de las orejas prominentes existen otras anomalías del pabellón auricular, que pueden ser corregidas con cirugía:

Oreja contraída
Oreja en copa
Lóbulos alargados
Lóbulos rasgados
Microtía
Traumatismos
Queloides

En este artículo nos centraremos en la otoplastia para la corrección de las orejas prominentes.

Antes de la cirugía

Como en otros procedimientos quirúrgicos, antes de realizar una otoplastia es necesario que el paciente no tome medicación que contenga ácido acetilsalicílico o anticoagulantes y que deje de fumar al menos en las dos semanas previas y posteriores a la realización del tratamiento.

Otoplastia: cómo se hace, anestesia y duración

La otoplastia puede realizarse tanto bajo anestesia local como con anestesia general. El tipo de anestesia será indicada por el cirujano plástico según las necesidades de cada paciente. Generalmente, en pacientes mayores de 15 años se emplea anestesia local, mientras para pacientes menores de 15 años se emplea anestesia general.

La técnica empleada dependerá de la corrección que se vaya a practicar. Habitualmente, la intervención consiste en realizar una pequeña incisión en la parte posterior de la oreja para exponer el cartílago auricular, esculpirlo y doblarlo de forma que adquiera una nueva posición. A veces se extirpa parte del cartílago para obtener una oreja más natural. El último paso consiste en extirpar una cuña de piel de la parte posterior de la oreja.

Otoplastia tenerife

La duración de esta intervención ronda las 2-3 horas, aunque puede prolongarse en casos complejos.

Después de la cirugía: condición física y posoperatorio

Al finalizar la cirugía, se coloca un vendaje compresivo que deberá permanecer colocado durante los primeros 7-10 días. Este vendaje ayuda a contener la hinchazón y favorece la cicatrización del tejido cutáneo del pabellón auricular en una posición adecuada. Es posible que el paciente note algo de dolor, pero se controla con la medicación.

Al retirar el vendaje compresivo las orejas pueden presentar hinchazón y un tono amoratado, pero es completamente normal. Tras 7-10 días el vendaje compresivo se sustituye por una vendaje ligero parecido a una cinta de tenista. Inicialmente se continuará con la cinta día y noche para, cuando el cirujano lo indique, pasar a utilizarla solamente para dormir. Es fundamental que durante el primer mes las orejas no se doblen ni se sometan a movimientos.

Por lo general, la recuperación es rápida y se puede volver a trabajar tras 5-7 días después de la cirugía, siempre que no se realice actividad física de cierta intensidad. Los niños pueden regresar al colegio tras 7-10 días, prestando atención a no recibir golpes en la zona intervenida ni realizar esfuerzos.

Es posible conducir tras 3 o 4 días desde la cirugía. Se desaconseja practicar actividades que requieran esfuerzo físico y someterse a cambios de temperatura bruscos durante el primer mes y medio. Cada caso es diferente y será el cirujano quien facilite la información específica individual.

Posibles complicaciones

La otoplastia tiene bajo riesgo de complicaciones, pero como todo proceso quirúrgico, esos riesgos existen. Tales complicaciones pueden ser:

-Hemorragia: se puede presentar sangrado en el posoperatorio inmediato. Es posible resolverlo ajustando el vendaje compresivo o añadiendo presión. En caso de que no se reduzca, sería necesario regresar al quirófano.

-Hematoma: puede acumularse sangre o líquido bajo la piel de las orejas. Es necesario seguimiento y valorar aspiración para evitar una infección.

-Infección: aunque se realiza profilaxis antibiótica, podría presentarse una infección. En tal caso, es fundamental el refuerzo antibiótico y el seguimiento para que no comprometa el resultado de la intervención.

-Cicatrización patológica: hay personas que tienen tendencia a la formación de cicatrices hipertróficas o queloides, por lo que se presentan cicatrices voluminosas y con relieve. En caso de presentarse se deberá realizar un seguimiento y tratamientonpara mejorar el aspecto del tejido cicatricial.

-Recidivas: es extremadamente raro, pero puede suceder que el pabellón auricular vuelva a la posición original, por lo que se requeriría una revisión quirúrgica tras pasar un año desde la cirugía.

-Asimetría: es completamente normal presentar cierto grado de asimetría, pero hay casos en los que la asimetría adquiere un mayor grado debido al procesos de cicatrización u otras variables personales. En tal caso, si el paciente lo desea puede realizarse una revisión quirúrgica transcurrido un año desde la intervención.

Pide tu cita para Otoplastia en Santa Cruz de Tenerife.

Dr. Christian Casale. Hospital Parque, consultas externas, calle General Antequera. Teléfono de centralita: 922 27 44 00

También puedes pedir cita o solicitar información por whatsapp: 675 468 388

Blefaroplastia: cirugía de los párpados

La blefaroplastia es la técnica quirúrgica que permite extraer las bolsas de grasa y reducir el exceso de piel y grasa de los párpados, con el fin de mejorar la estética de los ojos. En casos en los que el exceso y caída de piel de los párpados superiores incida negativamente en la apertura del ojo, la blefaroplastia supone también una mejora funcional, puesto que tras su realización permite una visión más despejada.

Se trata de una intervención que se puede realizar a cualquier edad (adultos) si las estructuras perioculares lo requieren y es cada vez más solicitada debido a los buenos resultados que ofrece, la rapidez en la cicatrización y el bajo riesgo.

La blefaroplastia rejuvenece el aspecto de los ojos, pero no elimina las «patas de gallo» ni las cejas caídas. Para corregir estas características son necesarios otros procedimientos (lifting, toxina botulínica,…)

Antes de la cirugía

Como en otros procedimientos quirúrgicos, antes de realizar un estiramiento facial es necesario que el paciente no tome medicación que contenga ácido acetilsalicílico o anticoagulantes y que deje de fumar al menos en las dos semanas previas y posteriores a la realización del tratamiento.

Blefaroplastia: cómo se hace, anestesia y duración

La blefaroplastia puede realizarse bajo anestesia local con sedación o anestesia general, según las necesidades de cada caso. Es una intervención que apenas requiere unas horas de ingreso posoperatorio, no siendo necesaria la hospitalización.

Antes de proceder a realizar la blefaroplastia, el cirujano marca el exceso de piel/grasa que debe eliminar. Las incisiones se realizan en los pliegues naturales de los párpados superiores y bajo la línea de las pestañas en los inferiores, por lo que las cicatrices no resultan visibles de forma evidente.

A través de estas incisiones se separa la piel de la grasa y músculo y se extirpa el exceso de grasa y de piel. Las incisiones se cierran con suturas muy finas.

Incisión de blefaroplastia en párpado superior y en párpado inferior

La duración de la cirugía oscila entre una y cuatro horas, en función de si se intervienen solo los párpados superiores, solo los párpados inferiores o si se intervienen los cuatro párpados.

Después de la cirugía: condición física y posoperatorio

Tras la intervención, se emplea una medicación en forma de pomada y se aconseja la aplicación de compresas frías durante las primeras 24 horas para reducir la inflamación y hematomas. Puede sentir molestias, para lo cual se pautará antiinflamatorios.

Las suturas se retiran entre 2 y 8 días tras la cirugía.

Durante las primeras dos semanas, el paciente deberá evitar tumbarse y descansará en posición semisentado.
Se administrará pomada antibiótica, colirios humectantes y lavados, según indique el cirujano.

La mayoría de los pacientes que se someten a una blefaroplastia comienzan a leer o a ver la televisión en 2 ó 3 días, pero no se debe conducir hasta pasada una semana. Asimismo, se desaconseja el uso de lentillas durante las 2 primeras semanas.

En cuanto a retomar el trabajo, se recomienda reposo relativo los primeros 3-5 días y se suele volver al trabajo en 7-10 días después de la intervención, siempre y cuando no requieran condiciones especiales (como trabajar en medio acuático o actividad de esfuerzo físico intensivo).

Se presentarán hematomas durante las primeras semanas, por lo que se recomienda llevar gafas de sol y aplicar filtro solar.

Para retomar actividades deportivas se aconseja esperar 1 mes desde la intervención.

Posibles complicaciones

Si la blefaroplastia ha sido realizada por un cirujano plástico cualificado, las complicaciones derivadas de una blefaroplastia suelen ser extremadamente raras. No obstante, aunque raras, pueden suceder las que se mencionan a continuación:

-Sequedad ocular: se resuelve empleando lágrimas artificiales hasta que se recupere la funcionalidad humectante natural.

-Pérdida de sensibilidad cutánea: generalmente un efecto pasajero y que se relaciona a la aplicación de la anestesia. Se resuelve de forma espontánea.

-Ectropion o entropion: malposición de la línea de los párpados por lo que estos rotan hacia fuera o hacia dentro, ectoprion o entropion, respectivamente. Son complicaciones extremadamente raras. Requieren corrección quirúrgica.

-Cicatrización: como en todo procedimiento quirúrgico, puede suceder que la cicatrización sea anómala y afecte al resultado de la intervención.

Pide tu cita para Blefaroplastia en Santa Cruz de Tenerife.

Dr. Christian Casale. Hospital Parque, consultas externas, calle General Antequera. Teléfono de centralita: 922 27 44 00

También puedes pedir cita o información por whatsapp: 675 468 388

Lifting: estiramiento facial

El estiramiento facial, «lifting» o ritidectomía es una intervención quirúrgica que permite rejuvenecer el aspecto del rostro y del cuello, eliminando arrugas y flacidez.

Con el paso de los años, la piel pierde elasticidad y aparecen señales de envejecimiento cutáneo como arrugas, surcos y descolgamiento de los tejidos.

Mediante el lifting se logra volver a tensar los músculos de la cara, eliminar el exceso de grasa y redistribuir la piel de la cara y el cuello.

Es frecuente asociar la realización de este tipode cirugía con tratamientos de medicina estética facial como aplicación de toxina botulínica, de ácido hialurónico o mesoterapia facial.

Antes de la cirugía

Existen condiciones del estado de salud general del paciente por las que puede desaconsejarse la realización de intervenciones quirúrgicas que no sean urgentes o extremadamente necesarias (por ejemplo: cardiopatías o patología respiratoria grave).

Como en otros procedimientos quirúrgicos, antes de realizar un estiramiento facial es necesario que el paciente no tome medicación que contenga ácido acetilsalicílico o anticoagulantes y que deje de fumar al menos en las dos semanas previas y posteriores a la realización del tratamiento.

Lifting: cómo se hace, anestesia y duración

El estiramiento facial comprende varias técnicas según qué zonas del rostro se desea tratar:

Lifting frontal: corrige las cejas caídas y las arrugas de la frente y de las cejas.

Minilifting: corrige las arrugas de las mejillas, los surcos que van de las alas de la nariz a las comisuras de los labios (surcos nasolabiales) y mejora el tono muscular del rostro.

Lifting cervicofacial: corrige las arrugas de las mejillas, los surcos surcos nasolabiales, redefine el óvalo facial y elimina los excesos de piel y grasa del cuello.

Ilustración sobre las áreas del rostro que se corrigen cpn ritidectomía

Estas técnicas pueden combinarse según las necesidades de cada paciente.

El estiramiento facial en cualquiera de sus modalidades se realiza en quirófano y requiere de una noche de ingreso. Puede hacerse en anestesia local con sedación o en anestesia general, según las áreas del rostro a tratar, y la intervención puede durar entre 2 y 4 horas en función de la técnica a aplicar.

Las incisiones y los pasos de la cirugía varían según la estructura del rostro y la técnica.

En un minilifting y lifting cervicofacial, las incisiones comienzan a nivel de las sienes, disimuladas en el pelo. Se van extendiendo por una línea natural que pasa delante de las orejas y continúa detrás del lóbulo de las orejas hacia la parte posterior del cuero cabelludo. En el caso del lifting cervicofacial, además, se trabaja sobre el cuello, por lo que se realiza una pequeña incisión detrás de la barbilla.

Tras realizar las incisiones, se separa la piel de la grasa y los músculos subyacentes. La grasa se extirpa o se liposucciona alrededor del cuello y la barbilla para mejorar el óvalo facial. Posteriormente, se tensan los músculos y la piel, extirpando la que sobra.

Por otro lado, en el lifting frontal la incisión se sitúa en la frente, disimulada tras el pelo o en el límite entre el pelo y la frente. Después de realizar la incisión, la piel de la frente se separa de las estructuras subyacentes y se resecan los músculos responsables de las arrugas. Por último se extirpa el exceso de piel y se tracciona para reposicionar los tejidos de forma natural.

Ilustración sobre cómo se realiza un lifting. Fases del estiramiento facial

Después de la cirugía: condición física y posoperatorio

Tras la intervención puede ser necesario colocar un pequeño tubo de drenaje que se retiraría tras 24-48 horas según el líquido drenado. Asimismo, el paciente llevará una venda compresiva que contribuirá a limitar la hinchazón y hematomas. Este vendaje será retirado aproximadamente tras 5-7 días del estiramiento facial.

Durante los primeros días se recomienda dormir en posición semisentado y, en caso de sentir dolor, se pautará analgésicos.

En el posoperatorio inmediato, el paciente no podrá ducharse ni lavarse el cabello. Será tras dos o tres días cuando el cirujano autorice estos actos.

Las suturas se retiran de forma gradual. Comenzarán a retirarse tras 5 o 6 días y se cumplirá su total eliminación tras unos 10 días desde la intervención.

Por lo general, es una intervención que no genera malestar en el posoperatorio y permite rehacer vida normal al mes. En cuanto a la apreciación de resultados, de forma inmediata se ve la mejoría y alrededor de dos o tres meses después se apreciará el resultado definitivo.

Se recomienda no exponerse al sol de forma directa durante los primeros meses para evitar que las cicatrices puedan mancharse.

Posibles complicaciones

Los riesgos del lifting son limitados y generalmente raros. Entre los riesgos vinculados a esta intervención figuran:

-Hematoma: acumulación de sangre/coágulos bajo el tejido cutáneo. En caso de que sea de gran dimesión, deberá drenarse quirúrgicamente. Esta acción por lo general no condiciona el resultado final del liftin.

-Necrosis: se trata de una complicación vinculada principalmente al hábito fumador. En ocasiones, también la formación de un hematoma o el exceso de tensión de la piel pueden provocar la necrosis de los tejidos. En caso de presentarse necrosis, se realizará seguimiento y tratamiento médico. No condiciona el lifting pero sí puede afectar al resultado estético.

-Infección: complicación muy rara que, generalmente, se resuelve pautando terapia antibiótica y curas constantes.

-Lesiones nerviosas: se trata de una complicación muy rara pero si sucede implica alteración en la sensibilidad o en la movilidad facial.

Pide tu cita para Lifting en Santa Cruz de Tenerife.

Dr. Christian Casale. Hospital Parque, consultas externas, calle General Antequera. Teléfono de centralita: 922 27 44 00

También puedes pedir cita o información por whatsapp: 675 468 388

Rinoplastia: cirugía de la nariz

La rinoplastia es el tratamiento quirúrgico que permite modificar la forma de la nariz: reducir o aumentar su volumen, modelar la punta y/o el dorso, cambiar el ángulo naso-labial y el fronto-nasal. Este tipo de intervención también se realiza para corregir problemas nasales congénitos, traumáticos o en casos en los que se manifieste dificultad respiratoria.

Antes de decidir si desea someterse a una rinoplastia, es aconsejable madurar la idea del resultado que desea obtener y que lo discuta con el cirujano, con objeto de conocer si los resultados reales pueden satisfacer sus expectativas.

Hay distintas técnicas de rinoplastia. Puede emplearse técnica abierta o cerrada, según el tipo de corrección y las preferencias del cirujano. En general, es una intervención que no deja cicatrices visibles, ya que la mayor parte de las incisiones se realizan en el interior de la nariz. En el área externa podría quedar alguna cicatriz prácticamente imperceptible en caso de rinoplastia remodeladora de las narinas, rinoplastia abierta o rinoplastia por fractura ósea.

Antes de la cirugía 

Las recomendaciones previas a una rinoplastia son similares a las de cualquier otro tipo de intervención.

Existen condiciones del estado de salud general del paciente por las que puede desaconsejarse la realización de intervenciones quirúrgicas que no sean urgentes o extremadamente necesarias (por ejemplo: cardiopatías o patología respiratoria grave). También se desaconseja realizarse una rinoplastia hasta que no se haya completado el desarrollo de las estructuras nasales, es decir, sobre los 16 años en mujeres y los 17 años en hombres.

Asimismo, se deben tener en cuenta algunas medidas preventivas antes de cualquier cirugía. Entre ellas:

-Evitar el uso de fármacos que contengan ácido acetilsalicílico (ej. Alka Seltzer, Aspirina, Adiro, etc.).
-Dejar de fumar o reducir al mínimo el consumo al menos dos semanas antes y después de la cirugía.
-El día previo a la cirugía, eliminar esmalte de uñas de manos y pies.
-El día de la operación se debe estar en ayunas desde la noche anterior, no maquillarse y no llevar puestos objetos metálicos (ej.pendientes, piercing, anillos, etc.).

Rinoplastia cómo se hace, anestesia y duración

La rinoplastia consiste en la realización de pequeñas incisiones en el interior de la nariz para remodelar la estructura ósea y cartilaginosa, según la técnica correctora que haya determinado el cirujano.

Si además de modificar la estructura es necesario aumentar, se utilizará cartílago extraído del proprio paciente.

Es una intervención que se realiza bajo anestesia general, aunque hay algunos casos en los que se puede hacer en anestesia local con sedación.

En todo caso, requiere una noche de hospitalización tras la intervención.
La duración de una rinoplastia oscila entre hora y media y tres horas, según la técnica que se emplee.

Después de la cirugía: condición física y posoperatorio

En los días previos a la cirugía y durante los 5-7 días posteriores, el paciente deberá tomar antibiótico para disminuir el riesgo de complicaciones por infección. Asimismo, se pautarán antiinflamatorios para que el posoperatorio resulte más confortable.

Al finalizar la cirugía se tamponarán las fosas nasales y se colocará una pequeña estructura de yeso en el dorso de la nariz, para asegurar la inmovilización.

Pocas horas después de la intervención el paciente purde deambular y ducharse elcuerpo. El pelo o podrá lavarse hasta 3 o 4 días después de la cirugía.

A las 48 horas, aproximadamente, se retiran los tamponamientos de las fosas nasales. Tras una semana se retirará el yeso del dorso y se colocará uno solo durante otra semana que se llevará puesto solo por la noche.

El dolor suele ser mínimo, pero sí hay sensación de incomodidad por la hinchazón durante las primeras dos semanas y por la pequeña escayola.

No se puede conducir vehículos hasta pasada una semana.
En cuanto a actividad deportiva, las dos primeras semanas no se debe realizar ningún tipo de deporte. Depués se debe evitar todo deporte de contacto, incluida la natación, y prácticas propensas a ocasionar traumas. Si se sufre un golpe en la nariz durante los primeros meses se verá comprometido el resultado final de la cirugía.

Durante los primeros meses tampoco se deberá tomar el sol ni exponerse a calor (ej. Sauna), dado que el calor aumenta el edema.
El resultado definitivo se observará alrededor de un año después de la cirugía.

Posibles complicaciones

Como toda intervención quirúrgica, la realización de una rinoplastia no está exenta de complicaciones. Aunque raras, entre las complicaciones más frecuentes destacan:

-Sensibilidad cutánea alterada: puede haber una sensibilidad disminuida o aumentada en la zona intervenida. Es una complicación rara que remite de forma espontánea en pocos meses.

-Hematoma: un aumento de la tensión arterial durante el posoperatorio inmediato puede suponer que los vasos sanguíneos de la zona intervenida vuelvan a sangrar. Esto se resuelve con presión externa. Ocasionalmente puede ser necesario reintervenir para cauterizar los vasos.

-Infección: se presenta en el 1-2% de los casos y requiere replantear la terapia antibiótica y mayor seguimiento posoperatorio.

-Irregularidades: puede aparecer asimetría, ligera desviación o irregularidad cutánea, debido al proceso de cicatrización. Es raro, pero en caso necesario, se puede realizar una revisión quirúrgica.

Pide tu cita para Rinoplastia en Santa Cruz de Tenerife.

Dr. Christian Casale. Hospital Parque, consultas externas, calle General Antequera. Teléfono de centralita: 922 27 44 00

También puedes pedir cita o solicitar información por whatsapp: 675 468 388