Lifting: estiramiento facial

El estiramiento facial, «lifting» o ritidectomía es una intervención quirúrgica que permite rejuvenecer el aspecto del rostro y del cuello, eliminando arrugas y flacidez.

Con el paso de los años, la piel pierde elasticidad y aparecen señales de envejecimiento cutáneo como arrugas, surcos y descolgamiento de los tejidos.

Mediante el lifting se logra volver a tensar los músculos de la cara, eliminar el exceso de grasa y redistribuir la piel de la cara y el cuello.

Es frecuente asociar la realización de este tipode cirugía con tratamientos de medicina estética facial como aplicación de toxina botulínica, de ácido hialurónico o mesoterapia facial.

Antes de la cirugía

Existen condiciones del estado de salud general del paciente por las que puede desaconsejarse la realización de intervenciones quirúrgicas que no sean urgentes o extremadamente necesarias (por ejemplo: cardiopatías o patología respiratoria grave).

Como en otros procedimientos quirúrgicos, antes de realizar un estiramiento facial es necesario que el paciente no tome medicación que contenga ácido acetilsalicílico o anticoagulantes y que deje de fumar al menos en las dos semanas previas y posteriores a la realización del tratamiento.

Lifting: cómo se hace, anestesia y duración

El estiramiento facial comprende varias técnicas según qué zonas del rostro se desea tratar:

Lifting frontal: corrige las cejas caídas y las arrugas de la frente y de las cejas.

Minilifting: corrige las arrugas de las mejillas, los surcos que van de las alas de la nariz a las comisuras de los labios (surcos nasolabiales) y mejora el tono muscular del rostro.

Lifting cervicofacial: corrige las arrugas de las mejillas, los surcos surcos nasolabiales, redefine el óvalo facial y elimina los excesos de piel y grasa del cuello.

Ilustración sobre las áreas del rostro que se corrigen cpn ritidectomía

Estas técnicas pueden combinarse según las necesidades de cada paciente.

El estiramiento facial en cualquiera de sus modalidades se realiza en quirófano y requiere de una noche de ingreso. Puede hacerse en anestesia local con sedación o en anestesia general, según las áreas del rostro a tratar, y la intervención puede durar entre 2 y 4 horas en función de la técnica a aplicar.

Las incisiones y los pasos de la cirugía varían según la estructura del rostro y la técnica.

En un minilifting y lifting cervicofacial, las incisiones comienzan a nivel de las sienes, disimuladas en el pelo. Se van extendiendo por una línea natural que pasa delante de las orejas y continúa detrás del lóbulo de las orejas hacia la parte posterior del cuero cabelludo. En el caso del lifting cervicofacial, además, se trabaja sobre el cuello, por lo que se realiza una pequeña incisión detrás de la barbilla.

Tras realizar las incisiones, se separa la piel de la grasa y los músculos subyacentes. La grasa se extirpa o se liposucciona alrededor del cuello y la barbilla para mejorar el óvalo facial. Posteriormente, se tensan los músculos y la piel, extirpando la que sobra.

Por otro lado, en el lifting frontal la incisión se sitúa en la frente, disimulada tras el pelo o en el límite entre el pelo y la frente. Después de realizar la incisión, la piel de la frente se separa de las estructuras subyacentes y se resecan los músculos responsables de las arrugas. Por último se extirpa el exceso de piel y se tracciona para reposicionar los tejidos de forma natural.

Ilustración sobre cómo se realiza un lifting. Fases del estiramiento facial

Después de la cirugía: condición física y posoperatorio

Tras la intervención puede ser necesario colocar un pequeño tubo de drenaje que se retiraría tras 24-48 horas según el líquido drenado. Asimismo, el paciente llevará una venda compresiva que contribuirá a limitar la hinchazón y hematomas. Este vendaje será retirado aproximadamente tras 5-7 días del estiramiento facial.

Durante los primeros días se recomienda dormir en posición semisentado y, en caso de sentir dolor, se pautará analgésicos.

En el posoperatorio inmediato, el paciente no podrá ducharse ni lavarse el cabello. Será tras dos o tres días cuando el cirujano autorice estos actos.

Las suturas se retiran de forma gradual. Comenzarán a retirarse tras 5 o 6 días y se cumplirá su total eliminación tras unos 10 días desde la intervención.

Por lo general, es una intervención que no genera malestar en el posoperatorio y permite rehacer vida normal al mes. En cuanto a la apreciación de resultados, de forma inmediata se ve la mejoría y alrededor de dos o tres meses después se apreciará el resultado definitivo.

Se recomienda no exponerse al sol de forma directa durante los primeros meses para evitar que las cicatrices puedan mancharse.

Posibles complicaciones

Los riesgos del lifting son limitados y generalmente raros. Entre los riesgos vinculados a esta intervención figuran:

-Hematoma: acumulación de sangre/coágulos bajo el tejido cutáneo. En caso de que sea de gran dimesión, deberá drenarse quirúrgicamente. Esta acción por lo general no condiciona el resultado final del liftin.

-Necrosis: se trata de una complicación vinculada principalmente al hábito fumador. En ocasiones, también la formación de un hematoma o el exceso de tensión de la piel pueden provocar la necrosis de los tejidos. En caso de presentarse necrosis, se realizará seguimiento y tratamiento médico. No condiciona el lifting pero sí puede afectar al resultado estético.

-Infección: complicación muy rara que, generalmente, se resuelve pautando terapia antibiótica y curas constantes.

-Lesiones nerviosas: se trata de una complicación muy rara pero si sucede implica alteración en la sensibilidad o en la movilidad facial.

Pide tu cita para Lifting en Santa Cruz de Tenerife.

Dr. Christian Casale. Hospital Parque, consultas externas, calle General Antequera. Teléfono de centralita: 922 27 44 00

También puedes pedir cita o información por whatsapp: 675 468 388

Posted in Blog, Cirugía del rostro and tagged , , , .