Mastectomía para paciente transexual masculino

La mastectomía para paciente transexual tiene como objetivo masculinizar el tórax del paciente mediante la extirpación de las glándulas mamarias y la redimensión del complejo areola-pezón, según el patrón masculino. Tras esta intervención, el torso del paciente lucirá liso y simétrico.

La mastectomía bilateral subcutánea es la técnica de elección para la extirpación del tejido mamario conservando las areolas mamarias y los pezones.

Este procedimiento, como cualquier intervención quirúrgica, supone la realización de incisiones que dejarán cicatrices permanentes. El tamaño y apariencia de la cicatriz dependerá de la glándula a eliminar: cuanto mayor sea la glándula mamaria, mayor será la cantidad de tejido mamario que hay que extirpar y esto supondrá incisiones mayores.

En todo caso, el objetivo es realizar la técnica adecuada con el fin de obtener el mejor resultado y minimizar la cantidad y exposición de cicatrices finales.

El tipo de técnica de mastectomía subcutánea que se utilizará dependerá, sobre todo, del tamaño de las mamas. Las opciones son:

-Técnica con abordaje periareolar: es la técnica de elección cuando las mamas son pequeñas. Consiste en efectuar una incisión siguiendo el trazado de la areola y, a través de esa incisión, se extrae el tejido glandular. Esta técnica permite que, salvo complicaciones, las cicatrices sean mínimas en cuanto a tamaño y exposición, puesto que únicamente ocupan el borde externo de las areolas que, tras la intervención, quedarán también redimensionadas según el patrón del pecho masculino.

-Técnica de abordaje periareolar ampliado: es la técnica que se suele emplear cuando las mamas presentan gran volumen. Consiste en realizar una incisión periareolar que se amplía con dos pequeñas incisiones de forma horizontal, formando una omega (Ω) invertida. En este caso, las cicatrices son más notorias que en la incisión de abordaje periareolar, aunque con el paso del tiempo lo más probable es que el crecimiento del vello las oculten.

-Técnica de abordaje con injerto libre: se emplea en casos excepcionales, cuando las mamas presentan una gigantomastia o cuando el paciente tiene perfil de gran fumador. En estos casos se opta por injertar las areolas para intentar evitar una necrosis y asegurar su supervivencia. Este abordaje quirúrgico prevé la realización de una incisión horizontal debajo de las areolas, siguiendo el trazado del surco mamario, cuya longitud será variable. Es la técnica que presenta unas cicatrices más visibles.

Todas estas técnicas prevén no solo la extirpación del tejido mamario, sino también la reducción del tamaño de las areolas y los pezones según el patrón del pecho masculino. Asimismo, en algunos casos se puede realizar la combinación de estas técnicas con una liposucción previa, lo que reduciría el tamaño de las cicatrices y mejoraría el contorno pectoral.

La mastectomía bilateral subcutánea se realiza en quirófano bajo anestesia general y requiere de entre 2 y 4 horas de tiempo quirúrgico. Tras la intervención, el paciente permanecerá un día ingresado en el hospital.

Antes de la cirugía

Las recomendaciones previas a una mastectomía son similares a las de cualquier otro tipo de intervención.

Existen condiciones del estado de salud general del paciente por las que puede desaconsejarse la realización de intervenciones quirúrgicas que no sean urgentes o extremadamente necesarias (por ejemplo: cardiopatias o patología respiratoria grave).

Asimismo, se deben tener en cuenta algunas medidas preventivas antes de cualquier cirugía. Entre ellas:

-Evitar el uso de fármacos que contengan ácido acetilsalicílico (ej. Alka Seltzer, Aspirina, Adiro, etc.).

-Dejar de fumar o reducir al mínimo el consumo al menos dos semanas antes y después de la cirugía.

-El día de la operación se debe estar en ayunas desde la noche anterior, no llevar maquillaje y no llevar puestos objetos metálicos (ej.pendientes, piercing, anillos, etc.).

Despues de la intervención

Al finalizar la intervención, se conectan unos delgados tubos de drenaje, con objeto de prevenir la formación de hematomas. Los drenajes se mantienen entre 24-48 horas o hasta que el líquido drenado sea escaso. Asimismo, se pautará una terapia antibiótica y para disminuir el dolor.

Inicialmente, el paciente solo podrá descansar tumbado boca arriba, mejor en posición semisentado, y no deberá levantar los brazos ni realizar ningún tipo de esfuerzo.

Para que la recuperación sea correcta, el paciente deberá llevar puesta, día y noche, una banda elástica compresiva durante 4 semanas, aproximadamente.

Para realizar actividad física será necesario un poco más de tiempo, alrededor de 6-8 semanas.

Como en toda intervención de cirugía plástica, se debe evitar la exposición solar durante 4-6 semanas. Pasadas esas 4-6 semanas, la exposición debe ser gradual y empleando fotoprotector 50 spf sobre las cicatrices.

En cuanto a las cicatrices, inicialmente aparecerán costras que darán paso a una cicatriz de color rosa o ligeramente morado. Progresivamente se irán aclarando, hasta llegar a un tono parecido al de la piel sana circundante. Cabe mencionar que tras una mastectomía subcutánea bilateral, las cicatrices siempre serán visibles y permanentes, y que la calidad final de las cicatrices no se puede prever, ya que depende exclusivamente de las características individuales de cada persona y de la edad.

Posibles complicaciones

-Necrosis y pérdida del complejo areola-pezón: es una complicación rara que suele estar asociada a pacientes fumadores y/o con mamas muy voluminosas. Esta complicación puede resolverse reconstruyendo el complejo areola-pezón mediante micropigmentación o realizando injertos de piel inguinal.

-Pérdida de sensibilidad del complejo areola-pezón: en caso de presentarse, suele ser temporal y parcial, aunque en algunas ocasiones podría quedar como secuela permanente.

-Hemorragia: un repentino aumento de la tensión arterial justo después de realizar la intervención puede provocar sangrado. Generalmente, usando drenajes se reducen las complicaciones derivadas de una hemorragia. En caso de sangrado, se resuelve con una compresión externa, aunque en algunos casos podría ser necesaria una reintervención inmediata.

-Infección: puede aparecer infección local en las áreas de incisión, pero pautando una terapia antibiótica se reduce el riesgo de infección.

-Cicatrices anómalas: de forma imprevisible, en algunos casos la cicatrización no es la esperada y se presentan cicatrices queloides (de aspecto violáceo, engrosado y con relieve). Asimismo, también puede suceder una cicatrización anómala que presente hendiduras, rigidez, tirantez y/o retracción. Todos estos procesos de cicatrización anómala requieren revisión medico-quirúrgica y seguimiento. En algunos casos se mejora notablemente y en otros no es posible resolver la complicación.

Pide tu cita para Mastectomía masculinizadora en Santa Cruz de Tenerife.

Dr. Christian Casale. Hospital Parque, consultas externas, calle General Antequera. Teléfono de centralita: 922 27 44 00

También puedes pedir cita o información por whatsapp: 675 468 388

Posted in Blog, Cirugía del contorno corporal, Cirugía mamaria and tagged , , , .