Rinomodelación: modelar la nariz sin cirugía

Modelar la nariz sin cirugía es posible. La rinomodelación puede ser una alternativa para aquellas personas que deseen modificar la apariencia de la nariz sin tener que someterse a una rinoplastia.

Además del menor riesgo y coste, este proceso es menos doloroso y requiere un menor tiempo de recuperación respecto a la modificación quirúrgica de la nariz.

Aunque la rinomodelación no está indicada para reducir el tamaño de una nariz grande, sí permite crear simetría o remodelar irregularidades y también puede ser un buen recurso para evitar una rinoplastia secundaria.

 

INDICACIONES

Si deseas una nariz más pequeña, un dorso más fino, eliminar una giba grande u obtener una punta más fina, la rinomodelación NO es el proceso adecuado para ti. Asimismo, la rinomodelación no mejora problemas respiratorios ni corrige defectos internos como la desviación del septo nasal. Para estos casos, la rinoplastia puede ser la solución.

La rinomodelación SÍ ESTÁ indicada para:

-Disimular una giba pequeña, elevando el tejido circundante

-Reducir depresiones, surcos o hundimientos

-Mejorar la simetría nasal

-Elevar la punta de la nariz

-Elevar y definir un dorso nasal chato

-Atenuar la redondez de la punta nasal

-Corregir un perfil nasal excavado (congénito o consecuencia de una rinoplastia).

 

PROCEDIMIENTO

Se infiltran pequeñas cantidades de un material de relleno dérmico en las áreas a tratar. El relleno se inyecta  en pequeños depósitos mediante la técnica de microgotas.

El material de relleno más seguro es el ácido hialurónico y el procedimiento se realiza bajo anestesia local.

En ocasiones, para elevar adecuadamente una punta de la nariz que se presente particularmente caída, puede ser necesario infiltrar previamente una sustancia neuromodeladora en el músculo que determina la caída.

Después del tratamiento, se recomienda no utilizar gafas ni exponerse a fuentes de calor (sauna, baño turco, cabinas de autobronceado, etc.) hasta pasada una semana de la rinomodelación

 

SEGURIDAD

Se trata de un procedimiento no quirúrgico y para el que se emplea únicamente anestesia local, por lo que las complicaciones son menores respecto a la cirugía. De todos modos, existen algunos riesgos:

-Reacción por hipersensibilidad/alergia

-Posibilidad de sufrir infección

-Asimetrías o resultado estéticamente no satisfactorio. En este caso, existe la posibilidad de retirar el ácido hialurónico infiltrado infiltrando una preparación enzimática a base de hialuronidasis.

 

DURACIÓN

El resultado del tratamiento no es definitivo. El ácido hialurónico tiene una duración temporal, por lo que es necesario repetir el tratamiento aproximadamente cada año para mantener el resultado. Es posible que para los retoques sea necesaria menos cantidad de producto respecto a la primera aplicación, puesto que el ácido hialurónico infiltrado estimulará la producción de colágeno.

 

Pide tu cita para Rinomodelación en Santa Cruz de Tenerife.

Hospital Vithas Santa Cruz, calle Enrique Wolfson, 8. 922 53 47 30.

También puedes pedir cita o información por whatsapp: 675 468 388

 

 

Posted in Blog, Medicina Estética.