¿Se notará mucho la cicatriz?

La cicatrización es un proceso de recuperación de la piel tras haber sufrido una lesión, pero no todas las personas cicatrizan de la misma manera. Siempre digo que yo realizo el corte y la sutura mientras es el paciente quién hace la cicatriz.

Ciertamente, los conocimientos y habilidades del cirujano son factores que condicionan un buen resultado, pero el factor fisiológico del paciente es incontrolable y marca la buena o mala evolución de la cicatrización.

Desde el punto de vista quirúrgico, una mala planificación puede ocasionar una mala cicatrización, por lo que es necesario tener en cuenta la localización del corte, su profundidad y su extensión a la hora de informar al paciente. En función de estos elementos, se decide la técnica de cierre y el tipo de sutura para minimizar el impacto estético de la cicatriz.

En ocasiones, a pesar de planificar y obrar correctamente, el proceso de cicatrización puede complicarse por factores genéticos, por infección, por no seguir las instrucciones durante el posoperatorio o, simplemente, porque hay zonas del cuerpo que tienen tendencia a cicatrizar peor.

El tiempo de evolución de una cicatriz es, aproximadamente, de un año. Inicialmente la cicatriz es de color rojizo y de textura dura y en relieve. Posteriormente se va suavizando y aclarando poco a poco, hasta llegar a ser blanquecina, casi del mismo tono de la piel sana y con relieve prácticamente imperceptible.

Para que la evolución de la cicatrización sea favorable, el paciente debe poner de su parte y seguir correctamente las recomendaciones que se dan antes y después de la cirugía. Entre las indicaciones destaco:

Eliminar o reducir al mínimo el tabaco antes de la cirugía y durante el posoperatorio. El tabaco afecta a la oxigenación, por lo que aumenta el riesgo de que los tejidos tengan una mala cicatrización.

Evitar la exposición solar. En caso de que esto sea inevitable, utilizar protector solar. Inicialmente protección mediante barrera física y, una vez cerrada la herida, aplicar crema con 50 fps.

Mantener una buena hidratación. Una vez cerrada la herida recomiendo diversos productos para asegurar la correcta hidratación de la cicatriz y favorecer así una buena evolución.

Masajear la cicatriz. Recomiendo masajear la cicatriz una o dos veces al día, para una mejor irrigación y suavizar los tejidos.

Complicaciones

Las complicaciones más frecuentes en la cicatrización son las cicatrices hipertróficas , los queloides y las cicatrices atróficas.

Fundacion_Mexicana_de_la_Dermatologia-Mira_tu_cuerpo-cicatrices-estrias_MILIMA20140421_0172_30Las cicatrices hipertróficas tienen un aspecto abultado, ancho y de color rojizo. Los queloides son cicatrices que abarcan una superficie mayor a la de la herida, con gran relieve y color violáceo. Las cicatrices atróficas se caracterizan por ser hendidas.

Estas complicaciones pueden acarrear, además del defecto estético, molestias como picores, tirantez y dolor. Existe tratamiento de corrección, pero en ocasiones no funciona y, en todo caso, mejora el aspecto pero siempre serán cicatrices más visibles que una cicatriz normal.

En cualquier caso, hay que tener presente que una cicatriz con evolución normal deberá resultar casi inapreciable, pero no es invisible. Todo proceso quirúrgico conlleva una cicatriz y se debe asumir el riesgo de que la cicatrización pueda ser mala.

Posted in Blog and tagged , , , , .