Drenajes en cirugía mamaria: ¿son necesarios?

Los drenajes suscitan numerosas dudas entre los pacientes cuando se va a programar una cirugía mamaria e, incluso, hay quien se cuestiona la necesidad de colocarlos. Estas dudas surgen sobre todo por la confusión que generan los reclamos comerciales como «posoperatorio inmediato sin drenajes», que presentan el no uso de drenajes como una ventaja añadida a la calidad quirúrgica: error, es una mera técnica de venta.

A continuación resuelvo las tres dudas más frecuentes en relación a los drenajes después de una mamoplastia de aumento, mamoplastia de reducción, mastopexia, mastectomía, recambio de prótesis, entre otras cirugías mamarias.

➡️¿Por qué se colocan drenajes tras una cirugía mamaria?

Los drenajes permiten el vaciado de la producción hematolinfática excendente, de manera que impide que en la cavidad intervenida haya acumulación de líquidos. De esta manera, se favorece la adhesión de los tejidos y se monitoriza la buena evolución de la cirugía, lo que dismuye la aparición de complicaciones como hemorragias, hematomas o seromas.

➡️¿Cuanto tiempo hay que llevar drenajes tras una cirugía mamaria?

No hay un criterio único, depende de cada paciente y del tipo de intervención. Lo habitual es que se lleven durante las primeras 24-48 horas tras la cirugía mamaria. Siempre se controlará la cantidad y tipo de líquido drenado para decidir el momento adecuado de retirada.

➡️¿Hay técnicas de cirugía mamaria que permiten evitar los drenajes?

No, el reclamo «sin drenajes» responde a cuestiones de marketing, ya que al no ser confortables su omisión parece una ventaja para el paciente.

Por poco que se drene, mejor que no se acumule en la cavidad intervenida. Es cierto que una correcta coagulación de los vasos sanguíneos (hemostasia) durante la cirugía y una correcta ejecución técnica propician que el material de drenaje sea menor, pero no son garantía de que no aparezcan complicaciones vinculadas a la acumulación de sangre y líquido si no se usa drenajes (hematoma, seroma, hemorragia, etc).

 

¿Tienes dudas? ¡Pregúntame!

Dr. Christian Casale | Especialista en Cirugía Plástica, Estética y Reparadora

📲 (0034) 675 468 388 (WhatsApp)

Santa Cruz de Tenerife

 

Formulario de contacto

Instagram

Facebook

 

 

Otoplastia tenerife

Otoplastia: cirugía de las orejas

La otoplastia es la intervención quirúrgica que permite corregir las orejas prominentes, comúnmente conocidas como «orejas de soplillo».

Generalmente, las intervenciones de cirugía plástica estética están desaconsejados para los menores de edad, pero la otoplastia se practica tanto en niños como en adultos. De hecho, sobre los 4 años las orejas casi han completado su desarrollo definitivo, lo que permite la ejecución de una otoplastia de manera segura durante la infancia.

Las orejas prominentes no representan un problema de salud a nivel funcional pero sí a nivel psicológico, afectando a la seguridad y autoestima. La corrección mediante otoplastia representa una opción para mejorar la calidad de vida de estos pacientes.

La mayoría de las veces, aunque solo una oreja parezca anormal, se intervienen las dos para conseguir una mejor simetría. En cualquier caso  lo que se pretende es obtener un resultado natural, por lo que no se busca una simetría absoluta entre ambas orejas ni que estas queden completamente pegadas.

Además de las orejas prominentes existen otras anomalías del pabellón auricular, que pueden ser corregidas con cirugía:

Oreja contraída
Oreja en copa
Lóbulos alargados
Lóbulos rasgados
Microtía
Traumatismos
Queloides

En este artículo nos centraremos en la otoplastia para la corrección de las orejas prominentes.

Antes de la cirugía

Como en otros procedimientos quirúrgicos, antes de realizar una otoplastia es necesario que el paciente no tome medicación que contenga ácido acetilsalicílico o anticoagulantes y que deje de fumar al menos en las dos semanas previas y posteriores a la realización del tratamiento.

Otoplastia: cómo se hace, anestesia y duración

La otoplastia puede realizarse tanto bajo anestesia local como con anestesia general. El tipo de anestesia será indicada por el cirujano plástico según las necesidades de cada paciente. Generalmente, en pacientes mayores de 15 años se emplea anestesia local, mientras para pacientes menores de 15 años se emplea anestesia general.

La técnica empleada dependerá de la corrección que se vaya a practicar. Habitualmente, la intervención consiste en realizar una pequeña incisión en la parte posterior de la oreja para exponer el cartílago auricular, esculpirlo y doblarlo de forma que adquiera una nueva posición. A veces se extirpa parte del cartílago para obtener una oreja más natural. El último paso consiste en extirpar una cuña de piel de la parte posterior de la oreja.

Otoplastia tenerife

La duración de esta intervención ronda las 2-3 horas, aunque puede prolongarse en casos complejos.

Después de la cirugía: condición física y posoperatorio

Al finalizar la cirugía, se coloca un vendaje compresivo que deberá permanecer colocado durante los primeros 7-10 días. Este vendaje ayuda a contener la hinchazón y favorece la cicatrización del tejido cutáneo del pabellón auricular en una posición adecuada. Es posible que el paciente note algo de dolor, pero se controla con la medicación.

Al retirar el vendaje compresivo las orejas pueden presentar hinchazón y un tono amoratado, pero es completamente normal. Tras 7-10 días el vendaje compresivo se sustituye por una vendaje ligero parecido a una cinta de tenista. Inicialmente se continuará con la cinta día y noche para, cuando el cirujano lo indique, pasar a utilizarla solamente para dormir. Es fundamental que durante el primer mes las orejas no se doblen ni se sometan a movimientos.

Por lo general, la recuperación es rápida y se puede volver a trabajar tras 5-7 días después de la cirugía, siempre que no se realice actividad física de cierta intensidad. Los niños pueden regresar al colegio tras 7-10 días, prestando atención a no recibir golpes en la zona intervenida ni realizar esfuerzos.

Es posible conducir tras 3 o 4 días desde la cirugía. Se desaconseja practicar actividades que requieran esfuerzo físico y someterse a cambios de temperatura bruscos durante el primer mes y medio. Cada caso es diferente y será el cirujano quien facilite la información específica individual.

Posibles complicaciones

La otoplastia tiene bajo riesgo de complicaciones, pero como todo proceso quirúrgico, esos riesgos existen. Tales complicaciones pueden ser:

-Hemorragia: se puede presentar sangrado en el posoperatorio inmediato. Es posible resolverlo ajustando el vendaje compresivo o añadiendo presión. En caso de que no se reduzca, sería necesario regresar al quirófano.

-Hematoma: puede acumularse sangre o líquido bajo la piel de las orejas. Es necesario seguimiento y valorar aspiración para evitar una infección.

-Infección: aunque se realiza profilaxis antibiótica, podría presentarse una infección. En tal caso, es fundamental el refuerzo antibiótico y el seguimiento para que no comprometa el resultado de la intervención.

-Cicatrización patológica: hay personas que tienen tendencia a la formación de cicatrices hipertróficas o queloides, por lo que se presentan cicatrices voluminosas y con relieve. En caso de presentarse se deberá realizar un seguimiento y tratamientonpara mejorar el aspecto del tejido cicatricial.

-Recidivas: es extremadamente raro, pero puede suceder que el pabellón auricular vuelva a la posición original, por lo que se requeriría una revisión quirúrgica tras pasar un año desde la cirugía.

-Asimetría: es completamente normal presentar cierto grado de asimetría, pero hay casos en los que la asimetría adquiere un mayor grado debido al procesos de cicatrización u otras variables personales. En tal caso, si el paciente lo desea puede realizarse una revisión quirúrgica transcurrido un año desde la intervención.

Pide tu cita para Otoplastia en Santa Cruz de Tenerife.

Dr. Christian Casale. Hospital Parque, consultas externas, calle General Antequera. Teléfono de centralita: 922 27 44 00

También puedes pedir cita o solicitar información por whatsapp: 675 468 388

Corrección de mamas tuberosas

Las mamas tuberosas se caracterizan por tener un aspecto separado, constreñido y tubular, con una base estrecha, el surco mamario elevado y areolas grandes. En muchos casos estas mamas son también asimétricas, siendo en una mama el defecto más evidente que en la otra o asimetría de volumen.

Este efecto se produce por una malformación que afecta al desarrollo normal de la glándula mamaria durante la adolescencia y que puede presentarse en ambas mamas o solo en una.

Esta malformación tiene diversos grados de alteración y en todos los casos incide negativamente en la autoestima y salud psicosexual de las mujeres afectadas.

Mamas tuberosas Dr. Casale

En general, las mamas tuberosas suelen tener un volumen escaso y una apariencia de mama caída (tendencia ptósica) y es por eso que a menudo las pacientes acuden a la consulta con intención de aumentar el volumen o realzar el pecho, sin saber que la cirugía de mamas tuberosas requiere de un manejo específico para obtener un resultado aceptable. ¡El aumento mamario no corrige las mamas tuberosas!

Corrección de mamas tuberosas

La corrección de mamas tuberosas prevé una combinación de procedimientos quirúrgicos por vía periareolar y se realiza bajo anestesia general. Las técnicas que se aplican con mayor frecuencia para corregir este defecto son: la remodelación glandular combinada con la mamoplastia de aumento y/o la mastopexia, según cada caso.

La remodelación de la glándula comprende la liberación de adherencias y la expansión y reposicionamiento de la glándula, con objeto de eliminar la constricción y el aspecto tubular de la mama.

Tras remodelar la glándula, se baja el surco mamario y se coloca un implante mamario que, en caso de existir asimetría mamaria, será de diverso volumen para obtener la mayor simetría posible entre ambos senos. Además, si la areola es de gran tamaño, se puede reducir y, en caso necesario, reposicionarla.

Este tipo de cirugía reviste gran complejidad. No es una anomalía que se resuelva fácilmente y requiere que la paciente sea consciente de que el resultado final puede ser bueno pero también puede ser discreto, puediendo no ser satisfactorio en casos en los que la paciente tenga unas expectativas muy altas.

Posibles complicaciones

En general, las compliaciones no son frecuentes y responden positivamente al tratamiento apropiado, sin consecuencias en el resultado global de la cirugía.

De todos modos, hay que tener en cuenta que las complicaciones que pueden presentarse más habitualmente son:

-Hematomas: sangrado con hinchazon de la mama y necesidad de reintervención. El uso de drenajes reduce esta complicación.

-Contractura capsular: tras implantar la prótesis, el cuerpo la reconoce como cuerpo extraño e intenta defenderse, creando en torno a la prótesis una cápsula de tejido membranoso. Esta cápsula normalmente no da problemas y está siempre presente en este tipo de cirugía, pero existe un porcentaje de casos  (entre el 3% y el 15%) en los que esta cápsula se engrosa y se contrae en torno a la prótesis,  llegando a causar dolor y deformidad. En caso de que se presentara esta complicación, la solución es reintervenir para eliminar la cápsula (capsulectomía) y sustituir la prótesis.

-Cicatrización hipertrófica: se trata de una condición individual que se caracteriza por la cicatrización inadecuada de los tejidos, presentando una cicatriz definitiva violácea, gruesa y con relieve. La persona puede presentar siempre este tipo de cicatrización o de manera inusual, por lo que no es previsible.

-Asimetría: la asimetría mamaria previa a la corrección de mamas tuberosas es altamente frecuente y esta asimetría se corrige en la cirugía, pero no en su totalidad. Además, hay ocasiones en que la asimetría posquirúrgica se más evidente por una cicatrización no idónea.

-Seroma: acumulación de líquido (fluidos serosos) que aparece una o dos semanas después de la intervención quirúrgica. Se manifiesta como área abultada y dolorida e inclusión podría haber secreción blanquecina. Para seromas pequeños, el manejo es expectante, ya que generalmente se resuelve solo. En caso de seromas de gran tamaño, se realiza drenaje.

 

 

Pide tu cita para Mamoplastia en Santa Cruz de Tenerife.

Dr. Christian Casale. Hospital Vithas Santa Cruz, calle Enrique Wolfson, 8. 922 53 47 30.

También puedes pedir cita o solicitar información por whatsapp: 675 468 388