Drenajes en cirugía mamaria: ¿son necesarios?

Los drenajes suscitan numerosas dudas entre los pacientes cuando se va a programar una cirugía mamaria e, incluso, hay quien se cuestiona la necesidad de colocarlos. Estas dudas surgen sobre todo por la confusión que generan los reclamos comerciales como «posoperatorio inmediato sin drenajes», que presentan el no uso de drenajes como una ventaja añadida a la calidad quirúrgica: error, es una mera técnica de venta.

A continuación resuelvo las tres dudas más frecuentes en relación a los drenajes después de una mamoplastia de aumento, mamoplastia de reducción, mastopexia, mastectomía, recambio de prótesis, entre otras cirugías mamarias.

➡️¿Por qué se colocan drenajes tras una cirugía mamaria?

Los drenajes permiten el vaciado de la producción hematolinfática excendente, de manera que impide que en la cavidad intervenida haya acumulación de líquidos. De esta manera, se favorece la adhesión de los tejidos y se monitoriza la buena evolución de la cirugía, lo que dismuye la aparición de complicaciones como hemorragias, hematomas o seromas.

➡️¿Cuanto tiempo hay que llevar drenajes tras una cirugía mamaria?

No hay un criterio único, depende de cada paciente y del tipo de intervención. Lo habitual es que se lleven durante las primeras 24-48 horas tras la cirugía mamaria. Siempre se controlará la cantidad y tipo de líquido drenado para decidir el momento adecuado de retirada.

➡️¿Hay técnicas de cirugía mamaria que permiten evitar los drenajes?

No, el reclamo «sin drenajes» responde a cuestiones de marketing, ya que al no ser confortables su omisión parece una ventaja para el paciente.

Por poco que se drene, mejor que no se acumule en la cavidad intervenida. Es cierto que una correcta coagulación de los vasos sanguíneos (hemostasia) durante la cirugía y una correcta ejecución técnica propician que el material de drenaje sea menor, pero no son garantía de que no aparezcan complicaciones vinculadas a la acumulación de sangre y líquido si no se usa drenajes (hematoma, seroma, hemorragia, etc).

 

¿Tienes dudas? ¡Pregúntame!

Dr. Christian Casale | Especialista en Cirugía Plástica, Estética y Reparadora

📲 (0034) 675 468 388 (WhatsApp)

Santa Cruz de Tenerife

 

Formulario de contacto

Instagram

Facebook

 

 

¿Cuándo cambiar las prótesis mamarias?

Una de las preocupaciones de las pacientes que se someten a una cirugía con implantes mamarios es cuándo cambiar las prótesis mamarias, si los implantes caducan y hay que cambiarlos con el paso de los años.

Los implantes mamarios de última generación pretenden tener una larga durabilidad, pero a pesar de la gran calidad, los materiales no son de duración indefinida y sufren deterioros. Las prótesis mamarias no tienen una caducidad específica pero sí pueden dañarse con el paso del tiempo, por lo que se recomienda que, tras 10 o 15 años, las pacientes que lleven prótesis de pecho se sometan a una ecografía para valorar el estado de los implantes.

En este sentido, es muy probable que una paciente portadora de implantes mamarios desde los 20 años tenga que volver a someterse a una cirugía de recambio de prótesis alguna vez en su vida, no solo por el posible deterioro de los implantes sino por las variaciones de las mamas con el transcurso del tiempo.

Cambiar protesis mamaria

Prótesis mamaria rota

Además del paso del tiempo, también influye en el deterioro de las prótesis por variables personales y por el material de relleno: los implantes mamarios con relleno de solución salina se deterioran antes que los implantes con relleno de silicona.

Algo importante es que aquellas pacientes que noten alguna modificación estética o molestias, acudan a un cirujano plástico para que explore las mamas y solicite la realización de una ecografía para verificar el estado de los implantes. En caso de posible deformación o rotura, será necesario que la paciente se someta a una intervención quirúrgica para quitar o sustituir las prótesis, independientemente del número de años desde que se haya colocado los implantes.

Tips:

-Revisa tus prótesis mediante ecografía si hace más de 10-15 años que las llevas.

-Si notas algún cambio o molestia, por mínima que sea, consulta con tu cirujano plástico de confianza.

-La prótesis con relleno de solución salina se deterioran más rápidamente que las prótesis con relleno de silicona.

Pide tu cita para cambiar las prótesis mamarias en Santa Cruz de Tenerife.

Dr. Christian Casale. Hospital Parque, consultas externas, calle General Antequera. Teléfono de centralita: 922 27 44 00

También puedes pedir cita o solicitar información por whatsapp: 675 468 388

Corrección de mamas tuberosas

Las mamas tuberosas se caracterizan por tener un aspecto separado, constreñido y tubular, con una base estrecha, el surco mamario elevado y areolas grandes. En muchos casos estas mamas son también asimétricas, siendo en una mama el defecto más evidente que en la otra o asimetría de volumen.

Este efecto se produce por una malformación que afecta al desarrollo normal de la glándula mamaria durante la adolescencia y que puede presentarse en ambas mamas o solo en una.

Esta malformación tiene diversos grados de alteración y en todos los casos incide negativamente en la autoestima y salud psicosexual de las mujeres afectadas.

Mamas tuberosas Dr. Casale

En general, las mamas tuberosas suelen tener un volumen escaso y una apariencia de mama caída (tendencia ptósica) y es por eso que a menudo las pacientes acuden a la consulta con intención de aumentar el volumen o realzar el pecho, sin saber que la cirugía de mamas tuberosas requiere de un manejo específico para obtener un resultado aceptable. ¡El aumento mamario no corrige las mamas tuberosas!

Corrección de mamas tuberosas

La corrección de mamas tuberosas prevé una combinación de procedimientos quirúrgicos por vía periareolar y se realiza bajo anestesia general. Las técnicas que se aplican con mayor frecuencia para corregir este defecto son: la remodelación glandular combinada con la mamoplastia de aumento y/o la mastopexia, según cada caso.

La remodelación de la glándula comprende la liberación de adherencias y la expansión y reposicionamiento de la glándula, con objeto de eliminar la constricción y el aspecto tubular de la mama.

Tras remodelar la glándula, se baja el surco mamario y se coloca un implante mamario que, en caso de existir asimetría mamaria, será de diverso volumen para obtener la mayor simetría posible entre ambos senos. Además, si la areola es de gran tamaño, se puede reducir y, en caso necesario, reposicionarla.

Este tipo de cirugía reviste gran complejidad. No es una anomalía que se resuelva fácilmente y requiere que la paciente sea consciente de que el resultado final puede ser bueno pero también puede ser discreto, puediendo no ser satisfactorio en casos en los que la paciente tenga unas expectativas muy altas.

Posibles complicaciones

En general, las compliaciones no son frecuentes y responden positivamente al tratamiento apropiado, sin consecuencias en el resultado global de la cirugía.

De todos modos, hay que tener en cuenta que las complicaciones que pueden presentarse más habitualmente son:

-Hematomas: sangrado con hinchazon de la mama y necesidad de reintervención. El uso de drenajes reduce esta complicación.

-Contractura capsular: tras implantar la prótesis, el cuerpo la reconoce como cuerpo extraño e intenta defenderse, creando en torno a la prótesis una cápsula de tejido membranoso. Esta cápsula normalmente no da problemas y está siempre presente en este tipo de cirugía, pero existe un porcentaje de casos  (entre el 3% y el 15%) en los que esta cápsula se engrosa y se contrae en torno a la prótesis,  llegando a causar dolor y deformidad. En caso de que se presentara esta complicación, la solución es reintervenir para eliminar la cápsula (capsulectomía) y sustituir la prótesis.

-Cicatrización hipertrófica: se trata de una condición individual que se caracteriza por la cicatrización inadecuada de los tejidos, presentando una cicatriz definitiva violácea, gruesa y con relieve. La persona puede presentar siempre este tipo de cicatrización o de manera inusual, por lo que no es previsible.

-Asimetría: la asimetría mamaria previa a la corrección de mamas tuberosas es altamente frecuente y esta asimetría se corrige en la cirugía, pero no en su totalidad. Además, hay ocasiones en que la asimetría posquirúrgica se más evidente por una cicatrización no idónea.

-Seroma: acumulación de líquido (fluidos serosos) que aparece una o dos semanas después de la intervención quirúrgica. Se manifiesta como área abultada y dolorida e inclusión podría haber secreción blanquecina. Para seromas pequeños, el manejo es expectante, ya que generalmente se resuelve solo. En caso de seromas de gran tamaño, se realiza drenaje.

 

 

Pide tu cita para Mamoplastia en Santa Cruz de Tenerife.

Dr. Christian Casale. Hospital Vithas Santa Cruz, calle Enrique Wolfson, 8. 922 53 47 30.

También puedes pedir cita o solicitar información por whatsapp: 675 468 388